miércoles, 23 septiembre 2020
Inicio La Pampa "Tuve mucho miedo pero estuve muy contenida"

«Tuve mucho miedo pero estuve muy contenida»

PICO: MUJER ARBITRO QUE TUVO CORONAVIRUS SE RECUPERA EN SU CASA

La piquense Verónica Bustamante regresó a su casa hace algunos días, luego que estuviera aislada durante dos semanas en un hotel de la ciudad, tras haber dado positivo de Covid-19. Espera esta semana poder retomar su ritmo de vida habitual, incluido el trabajo.
En diálogo con LA ARENA contó como fue el tiempo que duró el aislamiento hasta que tuvo el alta médica, y destacó el apoyo que recibió de amigos, familiares y hasta de desconocidos.
La mujer, que trabaja en el área de Salud Pública y que integra el cuerpo de una de las asociaciones arbitrales de la ciudad, a poco de enterarse que se había contagiado de Coronavirus, dio a conocer su situación a través de las redes sociales, actitud que fue destacada por mucha gente.
«El día que yo ingresé, tenía mucho dolor de cabeza, de garganta, me sentía asustada, tenía miedo y dolor de lo que iba a suceder. Al principio al virus lo conocí como fatal y mortal, y yo a eso le tenía miedo», dijo.
Bustamante contó que una antigua afección en los bronquios, le generó miedo que empeorara su situación. «El primer día la pasé horrible pero fui contenida por la gente, que me mandaba mucho mensajes. Sentí que la gente estaba conmigo, sentí el apoyo. Al otro día cuando me levanté, tenía los ojos hinchados de tanto llorar, pero durante todos los días, mis controles dieron bien y no tuve fiebre», señaló.
«Los primeros días tenía mucho miedo, más que nada por mi hija, hasta que a todos los que habían estado conmigo, les dio negativo, y ahí me quedé más tranquila, porque tenía miedo que a otro le pasara algo», agregó.

Estadía.
La mujer recuperada de Covid-19 detalló la rutina de sus días en el hotel, durante el tiempo que estuvo aislada. Durante la mañana limpiaba la habitación, «los vidrios, los pisos, el baño», y hablaba con su familia. Luego almorzaba y reposaba un poco, porque los primeros días sentía nauseas. A media tarde, se dedicaba a hacer ejercicios físicos, incluso hasta hacía dos horas de entrenamiento.
«Alquile un kit de entrenamiento y entrenaba dos horas por día. Después me bañaba, cenaba y se me cerraban los ojos de cansancio. Miraba un poco de televisión y me dormía. Viví encerrada pero me mantuve conectada con el afuera, con mi actividad, con la gente. Yo vengo calzas on line y me encargué de eso, de hacer las cobranzas y los encargues», manifestó.

Resurgir.
Además, la mujer destacó la atención que recibió durante los días que estuvo en el hotel, tanto del personal de la empresa como de los agentes de Salud que la revisaron durante la enfermedad.
«La atención del hotel muy buena y de las enfermeras también, excelente desde el primer al último día que me fui. Yo le ponía fuerzas por mis viejos, que estaban aislados. La pasé más bien que mal porque conocí una parte que es la que le tenía mucho miedo, que es la soledad. Cuando me pasó todo esto me di cuenta que no estoy sola y siento cosas re lindas. La gente me hizo dar cuenta que soy muy querida», dijo.
Verónica, que además de trabajar en el área administrativa del Hospital Gobernador Centeno, es árbitra de fútbol, ya está en su casa desde hace unos días. Espera esta semana poder volver a sus quehaceres habituales, «a hacer una vida normal».
Sin embargo, le queda el «miedo» de que la «miren distinto a partir de esto», aunque tiene la esperanza de que ya «irá a pasar con el tiempo».