Un aceptable desempeño de pampeanos en competencia

SE REALIZO OTRA EDICION DEL DESAFIO ECO

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se llevó a cabo durante el fin de semana pasado, una nueva edición del Desafío Eco YPF 2018, en la que dos grupos de estudiantes pampeanos obtuvieron excelentes resultados. La competencia, con autos eléctricos de emisión Cero diseñados por estudiantes de escuelas técnicas, reunió a todas las provincias y participaron más de mil jóvenes. La EPET 4 “Juan Larrus” de General Acha logró la undécima posición, y la EPET 5 de Macachín la duodécima.
El autódromo municipal “Hermanos Gálvez” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires albergó esta actividad que promociona el formato de investigación de sistemas de transporte alternativos no contaminantes utilizando nuevas tecnologías. Allí hubo proyectos de las veintitrés provincias desde donde presentaron setenta y dos diseños que llevaron adelante alumnos de escuelas técnicas orientados por sus profesores.
El reglamento del Desafío Eco prevé que cada escuela trabaje en el diseño propio partiendo de los parámetros técnicos establecidos y un kit de fabricación aprobada y sorteadas oportunamente por la Comisión Deportiva Automovilística del Automóvil Club Argentino.

Competencias.
Durante ambas jornadas los autos compitieron en diferentes pruebas en las que ajustaron sus vehículos, todos impulsados por electricidad de baterías para finalmente disputar la prueba central llamada “Endurance”. Se trata de una carrera pionera en el mundo que auspicia el cuidado del medioambiente.
En la competencia final lideró el campeonato la Escuela Técnica Nº 23 “Casal Calviño”, seguida de la Escuela Técnica Nº 35 “Ingeniero Eduardo Latzina”, ambas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y el podio fue completado por la Escuela Técnica “Antonio Bermejo” de la ciudad bonaerense de Junín.
Los autos eléctricos diseñados por alumnos pampeanos tuvieron distintas perfomances durante el sábado. Y finalmente el domingo, tuvieron una destacada actuación. La propuesta de los achenses terminó undécima y los macachinenses duodécimos, lo que señala la importancia de la educación técnica en La Pampa.