Un arboricidio con corte de luz

IMPRUDENCIA DE TRABAJADORES EN VILLA SANTILLAN

El descuido de un grupo de operarios, que realizaban tareas de poda sobre un eucalipto en una histórica vivienda del barrio Villa Santillán Oeste, provocó que varias zonas de la capital pampeana se quedaran por varias horas sin luz. Las enormes ramas del árbol cayeron sobre el tendido eléctrico y telefónico, provocando el corte de los cables de ambos servicios.
El incidente se registró alrededor de las 16.30, cuando un grupo de operarios se dispuso a talar un centenario ejemplar de eucalipto de grandes dimensiones, ubicado en una histórica vivienda en la intersección de las calles Chile y Colombia, frente al colegio secundario Provincia de La Pampa.
Al no tomar las precauciones necesarias para este tipo de labor, las enormes ramas del ejemplar cayeron directo sobre el tendido eléctrico y telefónico, ocasionando un fuerte estallido que generó preocupación entre los residentes de la zona.
“Escuchamos un ruido fuerte y algunos gritos, salimos y vimos cómo una rama se había caído sobre los cables”, relató una vecina. Los restos del árbol se desparramaron en la vereda, ocuparon parte de la calle y destrozaron parte del tapial de la vivienda.
Como resultado de esta imprudencia, cuatro subestaciones de energía se vieron totalmente afectadas, lo que dejó por más de cuatro horas a varias zonas del suroeste de la capital pampeana sin el servicio eléctrico. Precisamente, los barrios afectados por el incidente fueron seis: Fitte, Villa Santillán Oeste, Villa Las Camelias, Inti Hue, El Faro y Los Hornos, según indicaron fuentes de la Cooperativa Popular de Electricidad.
Agentes policiales y operarios de la CPE se hicieron presentes en el lugar minutos después de ser alertados por el incidente. Como consecuencia, el tráfico vehicular en la zona se vio afectado hasta pasadas las 20 horas cuando finalmente se reestableció el servicio.

Tensión.
El suceso generó gran malestar entre los vecinos de la zona. No sólo por verse privados de la luz, sino por la magnitud del peligro de la tarea, así como también por los destrozos que ocasionaron tanto a la vivienda como al árbol en cuestión. Según denunciaron, tanto la casa como el eucalipto forman parte del patrimonio cultural de Santa Rosa, ya que la edificación es una las primeras construidas en la ciudad.
“Tiene casi como 200 años ese eucalipto, la verdad que no entiendo qué quisieron hacer, gracias a Dios que nadie estaba justo en la vereda porque alguien podría haber salido herido”, aseguró un hombre en el lugar.

“No necesita”.
El subdirector de Espacios Verdes, Marcelo Fonzo, explicó a LA ARENA que este tipo de tareas, sobre la propiedad privada de los vecinos, no necesita de la autorización previa de la municipalidad para llevar adelante la poda de árboles.
“El municipio no puede ingresar al espacio de los privados, un vecino para realizar la poda no necesita de nuestra autorización. Aunque, en casos complejos o puntuales, se puede solicitar la asistencia”, detalló el funcionario municipal.