Inicio La Pampa "Un avance, pero no la solución"

«Un avance, pero no la solución»

LA TITULAR DE LA CATEDRA DE IMPUESTOS DE LA UNLPAM Y LOS CAMBIOS EN GANANCIAS

Mónica Toundaian es profesora asociada de la cátedra de «Impuestos» en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa. La contadora pública nacional y docente asegura que el Impuesto a las Ganancias es, para los tributaristas, el mejor de los impuestos, mucho mejor que aquellos gravámenes que se aplican sobre el consumo, como el Impuesto al Valor Agregado.
Ante los cambios a la Ley del Impuesto a las Ganancias que ya obtuvieron media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación, la profesional fue consultada en La Parte y el Todo, el programa que se emite los miércoles en CPEtv. «En teoría, Ganancias es un buen impuesto, mucho mejor que aquellos que gravan el consumo, que lo paga todo el mundo. Es un impuesto progresivo y progresista, en un esquema de deducciones personales razonables, mínimos no imponibles razonables y escalas razonables, cosa que, a través del tiempo se fue desvirtuando. Esto ha llevado a que en diversas épocas termine pagando Ganancias alguien que no tiene realmente ganancias», explicó.

-El sueldo, para que tribute Ganancias, debería ser muy alto, ¿no?
-Claro, lo que ocurre es que en teoría hay un mínimo no imponible y nadie debe pagar por debajo de eso.

-¿150 mil pesos brutos es un mínimo no imponible razonable?
-Lo que se acaba de aprobar es un avance, beneficia a gran cantidad de empleados y jubilados. Este mínimo no imponible en 150 mil pesos brutos es una ayuda importante porque ahora una persona soltera en la provincia de La Pampa pagaba Ganancias con 98 mil pesos netos de salario, por lo tanto, con 150 mil de remuneración bruta es una mejora con respecto a la zona desfavorable, pero no es la solución.

-¿Cuál sería la solución?
-Tiene que haber un esquema de mínimos que sea razonable para todos los habitantes, no solo para asalariados y jubilados. Cuando alguien dice que los sueldos no son ganancias o las jubilaciones no son ganancias, el problema es que no lo son de acuerdo a con qué lo comparemos. Hay personas que ganan 200 mil pesos de jubilación, y otros que son autónomos, ganan 50 mil y pagan el impuesto. Entonces, por encima de determinados mínimos está bien que se pague Ganancias, pero debiera estar graduado con mínimos razonables.

-Pero un jubilado, cuando fue activo, ya tuvo deducciones de Ganancias, y ahora, al descontársele también este impuesto, ¿no estaría sufriendo una doble imposición?
-No. Son ganancias en distintos momentos, pero son ganancias. En realidad la gran mayoría de los trabajadores no paga Ganancias porque no llegan con sus sueldos a los mínimos de Ganancias. Esto que se aprobó en Diputados es una mejora pero no es una solución. Más va a beneficiar a los que no están en Zona Patagónica.

Aguinaldo.
Toundaian dijo que el proyecto que está discutiendo el Senado, no solo sube el mínimo no imponible para los asalariados y jubilados y pensionados, sino que agrega algunos beneficios adicionales, como dejar exento el aguinaldo de quienes tengan una remuneración bruta de hasta 150 mil pesos, siempre hablando de empleados estatales, asalariados y jubilados y pensionados.
«Además hay un margen para quienes tienen ingresos entre 150 mil y 173 mil para que se amplíen levemente las deducciones a este grupo, algo que se podrá ajustar durante este año», añadió. Esto último, dejaría un margen de beneficios para quienes tengan un ingreso bruto levemente superior a los 150 mil pesos y por imperio del corte arbitrario que introduce la ley en el mínimo no imponible terminaban cobrando un sueldo de bolsillo menor.
La titular de la cátedra de Impuestos destacó que también se introducen en la nueva ley deducciones especiales, como la de guarderías para niños de 1 a 3 años, para el caso de los trabajadores de las empresas que no ofrezcan este servicio. También se agrega que la deducción por hijo se duplica en el caso de quienes tienen hijos con discapacidad. «Ese es un fuerte avance porque reconoce un planteo que es razonable, porque esos niños requieren una atención especial que tiene un costo elevado», sostuvo.

«La carga es alta».

Toundaian fue consultada sobre la carga impositiva que existe en nuestro país. La catedrática sostuvo que la carga en sí misma no es diferente a la de otros países, sin embargo, explicó que el problema de Argentina es que existe una situación económica compleja donde las personas y las empresas, en la mayoría de los casos y las actividades, no tienen una retribución acorde a su trabajo.
«Las empresas tienen un problema grande de rentabilidad, tanto por los costos laborales crecientes, como por las tasas financieras exhorbitantes. A esto hay que agregar todo un sistema complejo. Esto hace que no todas las empresas pueden soportar esa carga tributaria. Esto hace que los ricos se quieran ir y se seguirán yendo. La carga impositiva es alta, los impuestos provinciales son tremendos, el efecto cascada del Impuesto a los Ingresos Brutos es tremendo, los excesos a los que llegan las provincias para cobrar son tremendos».
Como ejemplo de esto último, Toundaian señaló al Sircreb. La contadora reveló que las asociaciones profesionales realizaron un planteo al gobierno pampeano, el cual fue respondido en 2020 por el Ministerio de Hacienda, desde donde sostuvieron que el Sircreb era un sistema sancionatorio. Toundaian, en cambio, sostiene que las leyes provinciales tienen esquemas sancionatorios y que el Sircreb no está entre ellos.
«La gente está atosigada de impuestos. El malestar es generalizado, en un contexto donde la compensación por parte del Estado no es buena ni en salud, ni en educación porque lo que provee el Estado no alcanza. Esto lleva a lo otro malo que tenemos, y hay que reconocerlo que es una alta evasión», concluyó.