miércoles, 27 octubre 2021
Inicio La Pampa Un cine que busca integrar a todos

Un cine que busca integrar a todos

Con «Raya y el último dragón», un largometraje de Disney, ayer a la tarde se llevó a cabo la primera función «distendida y amigable» del año en el cine Milenium, una propuesta pensada para que personas con hipoacusia, dificultades de audición o con capacidades sensoriales diferentes puedan disfrutar de una película en un ambiente apto.
«Desde hace unos cuantos años venimos haciendo este tipo de funciones y al igual que ahora, muchos padres y madres aprovechan a traer a los más chiquititos al cine por primera vez y eso es porque el sonido no va a estar fuerte, la luz está tenue y las salidas están abiertas cosa que puedan circular», dijo a LA ARENA Walter Geringer, titular de Milenium.
Es por eso que ayer a las 19 horas la sala llegó casi a la totalidad del cupo de personas permitido por el protocolo sanitario de coronavirus. Y eso ocurrió porque la propuesta atrajo a familias con sus niñas y niños y también personas solas con hipoacusia y dificultades para la escucha que pudieron disfrutar de un ambiente ameno y tranquilo,
Al comienzo de la función, las luces bajaron apenas por debajo de su intensidad normal al igual que el sonido de la proyección. Para entrar en sintonía con la película, en el inicio se proyectó un breve cortometraje de Disney llamado «Nosotros de Nuevo», una historia que reúne baile, música con un mensaje más que emotivo que deja una pareja de ancianos que sale a la calle a bailar y rememorar momentos del pasado.

Función inclusiva.

La función de la película transcurrió con un panorama en el cual los niños y niñas tenían libertad de andar por la sala: entrar, salir, volver a sentarse. De esa manera se cumple con el objetivo de no obligarlos a estar sentados con sus ojos frente a la pantalla sino que puedan moverse cuando quieran y seguir disfrutando la película.
«También es importante la distensión para integrar las cuestiones del autismo, que demandan una complejidad en cuanto a las luces y al sonido y estas funciones son óptimas para que puedan venir porque todo está suave, no hay impactos y la película aparece subtitulada completamente», agregó Geringer.
De esa manera, la sutil modificación genera un beneficio para aquellas personas con capacidades sensoriales diferentes, trastornos de aprendizaje, de espectro autista o con necesidades especiales de comunicación. «Se proyecta la misma película de cartelera para que más personas puedan disfrutarla en el cine», sostuvo el propietario de la sala santarroseña.

«Todos aplauden».

Durante un breve diálogo que Geringer mantuvo con este diario, rescató la importancia que tiene el hecho de que el cine sea inclusivo y abierto a todas las personas porque «durante y al final de la película todos se ríen y aplauden».
Y tiene razón: ese fue el clima que se pudo ver cuando la película terminó y las personas que observaban la película salieron con sonrisas y alegría plasmada en sus caras. Por eso, la iniciativa de Milenium y de la Asociación Pampeana de Cine continuará y tendrá nuevas funciones. «La próxima película infantil que tengamos también tendrá su función relajada», completó Geringer.