Inicio La Pampa Un comisario fue condenado por golpeador

Un comisario fue condenado por golpeador

PRISION EN SUSPENSO

En un juicio abreviado aceptó su culpabilidad y se le impusieron medidas para restringir el acercamiento a la víctima y a su hija. No podrá ausentarse de su domicilio sin permiso del juez de ejecución.

Un comisario de Santa Rosa, cuyo nombre se mantiene en reserva, fue condenado en primera instancia por violencia de género. La Justicia lo encontró culpable de provocarle lesiones leves calificadas a su pareja en tres oportunidades y de amenazas simples, todo en concurso real. La investigación estuvo a cargo del fiscal Andrés Torino, de la fiscalía temática de delitos que impliquen violencia familiar o de género. Los delitos que le imputaron al agresor se encuadran en la Ley 26485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

Violencia

Desde el Ministerio Público provincial se informó que los hechos investigados comenzaron con un episodio ocurrido el día 7 de marzo de 2019, cuando el imputado junto a su pareja se hallaban en el domicilio en el que convivían. Se generó una discusión debido a que el hombre le reprochaba a la mujer el trato que ella le daba a sus hijos, luego la empujó y se fue de la casa con la billetera y la llave del auto de la mujer.

Ella salió detrás de él reclamándole sus pertenencias. El agresor subió a su camioneta, la mujer abrió la puerta del conductor pero éste emprendió la marcha y provocó que ella cayera sobre el asfalto, se raspara y golpeara varias partes del cuerpo. Los vecinos la asistieron.

La segunda agresión fue el 20 de junio, cuando ambos se encontraban recostados en la cama. El hombre le arrebató el celular y, ante el pedido de devolución realizado por ella, le propinó un golpe de puño, provocándole una fisura en la costilla del lado izquierdo. El agresor la acompañó al Instituto Polimedic y a la Clínica Modelo para que recibiera asistencia médica.

Frente a la hija

Finalmente, el 28 de junio en el domicilio que compartían, se suscitó una discusión entre ambos. La mujer subió a la habitación, pero el comisario tomó su arma reglamentaria y la siguió, comenzó un forcejeo y él la golpeó en la boca. El arma cayó por las escaleras. Ella bajó para contener a su hija de 11 años, siendo perseguida por el hombre, quien le propinó un golpe de puño en la nariz, le tiró los pelos y la amenazó de muerte. Mientras el comisario continuaba golpeando a la mujer con una biblia, la niña salió para pedir ayuda. Una vecina dio inmediato aviso al personal policial.

El fiscal Torino calificó el accionar del imputado como constitutivo de los delitos de lesiones leves calificadas por la relación de pareja previa -en tres oportunidades- y amenazas simples, todo en concurso real; porque el hombre actuó con una clara intención de dominio sobre la víctima afectando de forma ilegítima tanto su integridad física como su ámbito de autodeterminación, libertad y el ejercicio voluntario de sus actos y por ende, de sus derechos.

Medidas restrictivas

El conflicto penal se resolvió mediante un juicio abreviado entre el fiscal y sus abogados defensores Leonardo Villalba y Andrea Portillo. Acordaron y solicitaron al Tribunal que se lo condene a la pena de tres años de prisión en suspenso. El imputado reconoció la existencia de los hechos por los cuales se lo enjuició, como su autoría.

Por el término de tres años, el imputado deberá fijar domicilio, del que no podrá ausentarse sin consentimiento o autorización del juez encargado de la ejecución de la presente, y someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras; tendrá la prohibición de acercamiento -no menor a 200 metros- y de comunicación y contacto por cualquier medio a las personas y/o lugares de residencia de la víctima y su hija; y someterse a un tratamiento psicoterapéutico, el cual podrá realizar en el ámbito público o privado, debiendo acreditarlo mediante certificados pertinentes, hasta obtener el alta respectiva.

Asimismo se solicitó al juez la comunicación a la Dirección Ejecutiva de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac) perteneciente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación de la sentencia a dictarse y la puesta a disposición de dicho organismo de las armas de fuego, que fueran secuestradas en poder del imputado. En este mismo sentido y en relación al arma de fuego reglamentaria, con su correspondiente cargador y municiones, se procedió a la entrega de la misma al área de Logística de la Policía de La Pampa.