Inicio La Pampa Un cráter se "tragó" un camión del Emhsu

Un cráter se «tragó» un camión del Emhsu

Un camión recolector de basura del Ente Municipal de Higiene y Salubridad Urbana (Emhsu) se hundió de trompa ayer a la mañana mientras circulaba por la calle Neuquén. Se trata de un nuevo episodio que deja a las claras el vulnerable estado en que se encuentran algunas calles de la ciudad producto de la rotura de los colectores cloacales y de agua potable.
El hecho ocurrió a las 5.45 de la madrugada de ayer, cuando tres trabajadores se encontraban en plena tarea de recolección por la calle Neuquén entre Joaquín Ferro y Raúl B. Díaz. A mitad de cuadra, con el camión en movimiento, se produjo una gran explosión y el camión quedó con buena parte de su trompa hundida dentro de un profundo cráter.
«Los chicos estaban haciendo la recolección en la noche y mientras circulaban de repente se hizo una campana en el asfalto que estaba socavado desde abajo», contó el titular del Emhsu, José Hurtado, presente en el lugar. A su vez, el funcionario municipal destacó que «afortunadamente no se hicieron nada».
Al hundirse la cabina, los trabajadores que se encontraban en la parte de atrás bajaron y se acercaron hacia la parte donde se encontraba el chofer del camión. Con la cabina inclinada, el conductor abrió las puertas y debió saltar para evitar caer dentro del cráter que se abrió.
Para tomar dimensión, el vehículo quedó casi con la totalidad de sus ruedas y guardabarros dentro del pozo. Estimativamente, el cráter tenía cerca de 4 metros de diámetro y más de un metro y medio de profundidad.

Trabajos.
Minutos después del accidente, los trabajadores del Emhsu fueron asistidos por una unidad móvil que los trasladó hasta otro camión recolector y siguieron su camino. En el lugar quedó uno de ellos para custodiar la situación hasta que, con la luz del sol, pudieran acercarse las máquinas para comenzar los trabajos de rescate del camión.
Por eso, poco después de las 9 de la mañana llegó al lugar una retroexcavadora que se ubicó delante de la cabina. Una vez allí, los operarios municipales ataron una cuerda de alta resistencia a la pala y al camión, para poder levantarlo a la superficie y comenzar la retirada.
Del mismo modo, en la parte trasera se ubicó un tractor para coordinar movimientos que permitan ubicar al camión sobre la superficie y que pueda, con sus propios medios, estacionarse en una zona segura.
«Con el apoyo del municipio y de las máquinas lo pudimos sacar fácil, sin romper mucho», expresó Hurtado. En el lugar, una decena de trabajadores organizaron el operativo de rescate en un contexto en el cual un movimiento de más podría causar un riesgo mayor ya que se estaba trabajando sobre un terreno de dudosa firmeza, producto del socavón que había debajo de la cinta asfáltica.

Rescate.
Después de 15 minutos de maniobras coordinadas, las máquinas lograron poner al vehículo con sus ruedas delanteras en terreno firme, por lo que se encendió y se estacionó fuera del perímetro cercano al pozo. Una vez que eso ocurrió se pudo observar con claridad las dimensiones del cráter que se produjo por el colapso de un colector cloacal.
El interior del cráter no tardó en llenarse de líquido cloacal a poco más de un metro y medio del nivel del asfalto. Se trató de un nuevo episodio que puso de manifiesto el estado en el que se encuentran algunas de las calles de la ciudad producto de la salida de vida útil de gran parte del sistema cloacal.
«Afortunadamente no tuvimos personas heridas, pero podría haber sido más grave si el camión, que venía cargado, se hundía en su parte trasera. Afortunadamente no pasó y sólo hay daños materiales en el sistema de aire y en el guardabarro, pero nada que no se pueda arreglar», deslizó Hurtado al final de los trabajos de rescate.
De acuerdo a lo que pudo saber LA ARENA en el lugar, la Municipalidad mantendrá cerrada al tránsito esa cuadra para comenzar de forma inmediata con los trabajos y así solucionar el inconveniente.