Inicio La Pampa Un desafío por Facebook terminó con un jaque mate

Un desafío por Facebook terminó con un jaque mate

PERDIO AL AJEDREZ "EL CAMPEON DE BARON"

Todo nació como un desafío entre dos amigos vía Facebook. El «Flaco» Marcelo López (farmacéutico él) presumió por ese medio: «¡Lo que no saben ustedes es que fui campeón pampeano juvenil de ajedrez, año 1979¡ Que jugué con ‘Pilín’ Lizárraga (gran trebejista) y Juan Carlos Aldao…», expresó.

Cuando Néstor Vicente Cejas contestó que él también en algún tiempo le hacía al ajedrez, y que de joven se apuntó un triunfo nada menos que ante el tantas veces campeón Mario Fiorucci (8 veces Caldén de Plata), el «Flaco2 López no le creyó. ¿Lo ninguneó? Algunos podrán decir que sí… la cuestión es que al día siguiente se apareció tablero bajo el brazo y una cajita de madera con los trebejos… «¡Aquí está el campeón de Colonia Barón!», se plantó.

El ex futbolista

El «Negro» Néstor Vicente Cejas, sentado a la mesa de la confitería «La Capital» quiso mostrarse un poco más humilde ante «tanto título» y se negaba a disputar una partida… «No, acá no se puede…», trataba de eludir el compromiso.

Es más, llegó a admitir que ese triunfo frente a Mario Fiorucci había sido tablas en un torneo juvenil, pero que en el revoleo de la moneda -era un torneo rápido- la suerte lo favoreció.

El «Negro» Cejas, aquel jugador de fútbol que compartió equipos de All Boys con Juan Carlos Facio, Pity Kraemer, Aldo Bafundo, el «Gato» Villalba y tantos otros, era asiduo concurrente de la desaparecida confitería «El Centenario», donde se jugaba a los naipes, chinchón, codillo, tute… etcétera; y también alguna que otra partida de truco.

Allí el «Negro» aprendió a mover las piezas y jugó ajedrez durante algunos años. Hay que decir que desde que cerró «El Centenario» -mítico espacio-, no hubo otro café de la ciudad donde se hicieran partidas del milenario juego.

«Si pierdo no vengo más…»

Ayer el salón de «La Capital» fue escenario del desafío entre «el campeón de Barón» y el ex jugador de fútbol. Parecía que no se haría, pero tanto insistió López que desplegó el tablero y a Cejas no le quedó otro camino. Había que jugar…

«Si pierdo no vengo nunca más…», prometió el campeón de Barón.
Sorprendió a los comensales que se armara la partida de ajedrez, y algunos se acercaron hasta la mesa de la disputa -conservando la distancia- para ver qué sucedía… En tanto jugaban, insólitamente Cejas sacó su celular y habló despreocupado durante un rato… según él con Mario Fiorucci.

Jaque mate

Hubo una serie de movidas -Cejas jugaba con las piezas blancas y López con las negras-, hasta que la partida empezó a volcarse a favor del desafiado.

La amplia sonrisa del Flaco López empezó a desdibujarse, y cuando la última movida de Cejas determinó el jaque mate se tornó forzada y nerviosa.
«¡Está bien… ganaste!», admitió López, y se marchó evidentemente amoscado. El campeón de Barón había sido derrotado.

¿Habrá revancha?

¿Volverá por la revancha, o cumplirá su promesa de no concurrir más? En realidad no sería para tanto… debería regresar y volver a intentarlo. Por qué no.

Pero lo que quedó en el aire fue que se jugó al ajedrez en «La Capital», un lugar donde nunca se había planteado esa posibilidad. ¿Quizás una idea para implementar más habitualmente en un espacio determinado del salón? Podría ser tal vez una alternativa para estos tiempos en que la pandemia nos obliga a ser más creativos… (MV)