Un futbolista amenazó al técnico y le destrozó su auto

VIOLENCIA EN PRACTICA DE PICO FBC

El ex goleador y entrenador del primer equipo y de las categorías menores de Pico FBC, Daniel Salazar, fue víctima de una desagradable y violenta situación cuando un futbolista juvenil de 17 años de edad, se enfureció con él, lo amenazó y le dañó su auto particular. El técnico radicó la denuncia en sede policial e intervino en el hecho la Comisaría Cuarta y el Juzgado del Menor y la Familia.
Tanto autoridades policiales como la dirigencia del club Decano, confirmaron el lamentable hecho. Desde el club que está próximo a arribar a su centenario, se repudió el accionar de este futbolista que integra los planteles de las categorías Sub 20 y de Quinta División.
El martes a la noche Salazar dirigía el habitual entrenamiento con el grupo de juveniles, en el “Estadio Olímpico – Emiliano Luis Cayre”, enclavado entre los barrios Don Bosco y Frank Allan de esta ciudad. En determinado momento uno de los futbolistas, descontento con el trabajo que ordenaba y proponía el entrenador, le hizo un reclamo en términos airados y por ello fue sacado de la práctica. Tras ello el jugador se retiró enfurecido del entrenamiento y en la calle arremetió contra el auto de Salazar. Fuentes consultadas indicaron que con un elemento contundente, dañó el capot y el parabrisas del auto del técnico, quien a la salida de la práctica se dirigió a sede policial a radicar correspondiente.

Destrozos y amenazas.
El futbolista luego regresó al club junto a un joven que es conocido en el ámbito policial, con antecedentes condenatorios, y amenazó a Salazar, presumiblemente con un cuchillo.
Tras el hecho el técnico radicó la denuncia en sede policial, que fue derivada a la Comisaria Cuarta del Menor y la Familia. Además se le dio intervención en el hecho al Juzgado de la Familia de General Pico. En el lugar trabajó personal de la Agencia de Investigación Científica que depende del Ministerio Público Fiscal.
La dirigencia, entre ellos el presidente Claudio Corti, tomó conocimiento del caso en el momento en el que participaba de una reunión de mesa directiva. De inmediato se dirigieron hasta el lugar, donde le dieron su apoyo al entrenador y lo acompañaron a hacer la denuncia.
Además repudiaron el hecho y ya tomaron una decisión categórica: expulsar al futbolista de la entidad, dada la gravedad que reviste el hecho ocurrido. Aunque desde el club Decano se trata de incluir sobre todo a los jóvenes, y se pretende que el espacio deportivo sea un lugar de inserción y de contención social, se vieron en necesidad de llegar a esta medida extrema que ya fue tomada.