Inicio La Pampa Un homenaje para Ciro Ongaro

Un homenaje para Ciro Ongaro

EX EMPLEADOS Y EL GREMIO DE MUNICIPALES COLOCARAN UNA PLACA

Mañana a las 10, en el Monumento a la Memoria en la Laguna Don Tomás, el abogado Ciro Lisandro Ongaro recibirá un justo homenaje cuando se coloque en el lugar una placa con su nombre. La iniciativa corresponde a «integrantes de la Lista Blanca del año 1975», y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales que, de esa manera, reconocen la trayectoria del abogado que defendió a dirigentes y trabajadores que luchaban por reivindicaciones populares.
Ciro Lisandro Luis Ongaro fue de esas personas especiales que reunían condiciones que aunaban al profesional excelente -en formación y convicciones-, con un individuo verdaderamente particular. El prestigioso abogado falleció a la edad de 88 años -el 25 de octubre de 2007-, pero no obstante su desaparición física su nombre sigue siendo mencionado recurrentemente, de modo tal que nadie podrá negar que verdaderamente dejó una huella profunda con su transcurrir en este mundo.

Defensor en la dictadura.
En el desarrollo de los juicios en las causas de la Subzona 14 I y II, Ongaro ha sido mencionado como el abogado defensor de aquellos que -en la mayoría de los casos- fueron detenidos por la dictadura sin orden judicial alguna. Fue el profesional que sin miedos -o por lo menos no exhibiéndolos, si razonablemente los hubiera tenido-, sin medir los riesgos, presentaba habeas corpus ante autoridades judiciales que estaban fuertemente ligadas a la represión. Defendió a una gran cantidad de aquellos detenidos sin causa ni proceso, cuando muchos de sus colegas no se animaban a hacerlo y miraban para otro lado.
A varios años de aquellos sucesos no pocos testigos -víctimas de detenciones y tormentos-, rescatan la figura de aquel abogado. Un jurista de sólida formación, y un hombre de enorme valentía, tal como quedó registrado a lo largo de su valiosa existencia.
Los organizadores del homenaje recordaron en estas horas que llegó a Santa Rosa el 31 de julio de 1958, y que el 6 de agosto de ese mismo año asumió como Juez del Superior Tribunal de Justicia, cargo que ejerció hasta diciembre de 1985.

Ejercicio de la profesión.
Luego ejerció la profesión en el fuero penal durante 26 años; y le tocó intervenir en el primer juicio oral de La Pampa. Al mismo tiempo que ejercía como abogado se desempeñaba como docente de la Escuela de Policía; fue presidente del Colegio de Abogados -la Sala de Audiencias lleva su nombre-; director de la Biblioteca de la entonces Universidad Provincial de La Pampa. Desde ese cargo llegó a ocupar otro que lo enorgullecía aún más, que fue el de primer Secretario General del gremio de los trabajadores no docentes de la casa de altos estudios (Apulp).
Resultó público y conocido su militante compromiso por la defensa de los derechos humanos durante la última dictadura militar. Además se recuerda su enorme compromiso social, porque fue protagonista central dela lucha de los obreros de Salinas Grandes, que mantuvieron una larguísima huelga general que tuvo una duración histórica.
En 1992 iba a ser designado otra vez en el STJ, cargo que ocupó hasta junio de 2001. Después, ya jubilado, siguió con su compromiso social, y poco antes de su fallecimiento disertó en el Teatro Español sobre «El derecho al aborto legal, seguro y gratuito». El homenaje que se le rendirá mañana no hará más que rescatar una enorme figura de nuestra vida cívica y será un acto de estricta justicia.