Inicio La Pampa Un hotel, con 10 centímetros de sal

Un hotel, con 10 centímetros de sal

SORPRESA EN LAS PILETAS HIDROTERMALES DE CARHUE

Las imágenes no tardaron de llegar a las redes sociales, e incluso muchos vecinos de la localidad bonaerense pidieron que la piscina no se limpie hasta que puedan sacarse una foto de recuerde lo ocurrido.
La localidad bonaerense de Carhué y, especialmente las aguas del lago Epecuén, son un lugar muy visitado por pampeanos. El lugar se ubica muy cerca del límite provincial (a 60 kilómetros de Rolón) y ofrece el atractivo turístico de las ruinas del pueblo que quedó bajo el agua en la década del ’80.
Y en estos días la localidad tuvo una sorpresa porque en un conocido hotel se encontraron con un acumulado de 10 centímetros de sal. «Si bien es conocido el efecto que produce la sal en épocas frías, al depositarse en la costa de la laguna, esta vez la sorpresa se la llevaron en un conocido hotel al momento de limpiar una de las piscinas hidrotermales», describió el diario bahiense La Nueva.
Luego de vaciar la pileta, los dueños del hotel Epecuén se encontraron con que, producto de la falta de calefacción del agua -debido al cierre de los alojamientos por el aislamiento debido a la pandemia de coronavirus-, en una de ellas se había llegado a acumular unos 10 centímetros de sal. Las imágenes no tardaron de llegar a las redes sociales, e incluso muchos vecinos de la ciudad pidieron que la piscina no se limpie hasta que no puedan sacarse una foto para recordar lo ocurrido.

Una segunda pared.
En las fotos se observa cómo la sal acumulada conformó una especie de segunda pared, avanzando incluso por fuera de la pileta, sobre paredes, bancos y otros elementos.
«Es la primera vez que nos ocurre esto», aseguró el dueño del hotel, Rubén Besagonill. «La pandemia hace que aparezcan estas cosas naturales, porque si hubiésemos tenido gente, seguramente no lo hubiéramos visto», añadió.
Más allá del filtrado continuo y tratamiento constante que se hace en estos lugares, las aguas se cambian una vez al año para limpiar las piletas, ya que algunos elementos no se pueden combatir en forma natural.
«Decidimos limpiarla ahora, porque veíamos que el salitre estaba rompiendo el borde de los cerámicos, ya que se mete entre las juntas y corroe el pegamento. Pero cuando estaba por terminar de vaciarse, ya nos encontramos con que había una capa de sal solidificada de 10 centímetros de espesor, con cristales que estaban pegados unos a otros», explicó Besagonill.