domingo, 27 septiembre 2020
Inicio La Pampa Un informe especializado definió como "grave y severa" la sequía en La...

Un informe especializado definió como «grave y severa» la sequía en La Pampa

La Pampa se ubica dentro de las regiones más afectadas en la actualidad por la sequía y la falta de precipitaciones.

Un informe del Servicio Meteorológico Nacional indicó este jueves que el balance de precipitaciones de lo que va de este 2020 solamente muestra buenas condiciones hídricas en el sur y este de la provincia de Buenos Aires.

«El resto de la región Pampeana y NEA (noreste argentino) se encuentra con sequía grave o severa, con los mayores déficits en la provincia de Córdoba, La Pampa y noroeste de Santa Fe», puntualiza.

Los especialistas recordaron que en muchas localidades de esta región, las últimas lluvias ocurrieron en el mes de abril, por lo que acumulan ya más de 100 días sin precipitaciones. En el caso de La Pampa, algunas regiones reportaron durante las últimas horas la caída de lluvia pero no de relevancia.

Indicaron que la cantidad de agua almacenada en el perfil del suelo viene disminuyendo desde entonces, y los cultivos se están abasteciendo del agua de las napas.

«La anomalía de las lluvias promedio para la región del Litoral y zona núcleo muestra, al mes de julio, valores muy por debajo de lo normal, con lo que 2020 ya se encuentra entre los más secos de los últimos 60 años», sostiene.

INCENDIOS.

La sequía, y la falta de agua, provocaron además las condiciones para la propagación de los incendios que afectan de manera descontrolada grandes territorios del país.

Según Meteorología, las capas superficiales del suelo en la región Pampeana y en el Litoral están muy secas.

En comparación con otros años, el noreste de Formosa, Chaco, norte de Santa Fe, centro y oeste de Corrientes y en el delta del Paraná es dónde se presentan los mayores diferencia en la humedad del suelo, situación que se vio amplificada por los bajos caudales de los ríos. 

Y enumeraron que estas condiciones, sumadas a periodos muy cálidos a calurosos durante el otoño y el invierno, favorecieron la propagación de numerosos focos de incendios, especialmente durante julio y agosto. Solamente en la provincia de Santa Fe se detectaron casi 10.000 focos desde enero hasta agosto.   

CORDOBA.

«En el Delta del Paraná la cantidad de incendios fue en aumento durante los últimos dos meses, alcanzando su cantidad máxima de 500 focos diarios el día 22 de agosto», ejemplificaron.

Y completaron: «Otra situación crítica se vivió en la provincia de Córdoba. Desde el día 13 de Agosto comenzaron a registrarse focos de calor activos en esa provincia. La figura de la izquierda muestra los focos de calor y las columnas de humo el día 23 de agosto, mientras que en la figura de la derecha resalta en color rojo la superficie quemada al día siguiente, 24 de Agosto (RGB 721-MODIS). Las áreas afectadas pertenecen a los departamentos de Ischilín, Punilla y Colón».

FOTO: ARCHIVO. (INFOCAMPO).