Inicio La Pampa Un menor robó por tercera vez y reclaman que la Justicia actúe

Un menor robó por tercera vez y reclaman que la Justicia actúe

TIENE 17 AÑOS

Un menor de 17 años volvió a estar involucrado en un hecho delictivo. En las últimas semanas cometió dos robos, le encontraron un arma y ayer ingresó a una vivienda mientras una familia dormía. La situación genera preocupación en la comunidad ante la falta de respuestas por parte de los organismos que intervienen en la temática.
Según precisaron fuentes policiales a LA ARENA, la Policía fue alertada alrededor de las 4.15 de un hombre que saltó las medianeras del horno pirolítico del hospital Lucio Molas para salir por la calle Pilcomayo. En ese momento observan al menor, que se da a la fuga. Sin embargo, fue atrapado en la entrada del establecimiento. Aparentemente, antes de ese hecho había amenazado a un taxista.
Los efectivos de la Seccional Segunda corroboraron que tenía en su poder una mochila, una navaja y una billetera con poco dinero en efectivo, elementos que presumían que había robado por lo que decidieron secuestrarlos. Esto se confirmó cuando, durante el transcurso de la mañana, la damnificada radicó la denuncia. Allí, explicó que cerca de las 4.30 una persona ingresó a su vivienda, ubicada en la calle Antártida Argentina al 2000, mientras ella y su familia dormía. El sospechoso se llevó una mochila, dos billeteras, un parlante portátil, una notebook, una navaja, un estéreo, ropa y un manojo de llaves.
Si bien el hecho quedó esclarecido en parte -aún no recuperaron la totalidad de los elementos robados- el sospechoso quedó en libertad debido a que es menor de edad.

Antecedentes.
En las últimas semanas, este diario dio a conocer dos hechos en los que este menor se vio involucrado. Uno de ellos ocurrió el domingo 30 de mayo, cuando ingresó a un comercio de electrónica y se llevó 20 mil pesos, entre otros elementos. En los allanamientos, personal de la Seccional Primera logró recuperar parte del botín y halló un arma de fuego calibre 22, la cual fue secuestrada. Días después, el sábado 5 de junio, el mismo menor ingresó a un departamento en la calle Cervantes y se llevó un reloj, bijouterie y ropa. La investigación de la Seccional Tercera reveló que había sido el mismo autor.

Preocupación.
Los constantes hechos delictivos, sumado a que en su poder tenía un arma de fuego, generan preocupación debido a que los organismos correspondientes parecen no dar respuesta ante esta situación, que no solo pone en peligro la integridad física de las personas damnificadas, sino también la del propio joven y su entorno.
En pocos meses cumplirá 18 y será imputable, sin embargo la queja se basa en que durante todos estos meses no existió ninguna intervención en pos de contenerlo y que cese su accionar o, como última instancia, su institucionalización en el Ipesa.
Fuentes consultadas por este diario explicaron que la decisión de institucionalizarlo corre por cuenta del Juzgado de la Familia y el Menor, con la asesora de Menores y la Dirección de Niñez. Estas son las áreas encargadas de aunar criterios de protección, tanto para el menor como para la ciudadanía en general, cuando se comprueba la autoría de un delito por parte de un menor de 18 años.
Estos organismos analizan distintas cuestiones, como la peligrosidad para sí o para terceros del accionar del menor, y evalúan si es necesaria la institucionalización. En caso de que sí, toma intervención el Estado y se lo traslada al Ipesa. «Si ellos dicen no, que los delitos que cometieron son leves y no de carácter grave para que el Estado lo institucionalice, por más delitos que cometa no se lo institucionalizará», completaron.