Un pampeano le puso freno al amigo del presidente

NIEGAN FUSION

El presidente del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), el pampeano Mauricio Roitman, aplicó dos sanciones al íntimo amigo del presidente Mauricio Macri, el empresario Nicolás “Nicky” Caputo. En diciembre multó con 14 millones a la empresa Ecogas por la emisión indebida de facturas con consumos estimados en Mendoza, San Juan, Córdoba y otras provincias. Ahora no autorizó la fusión de varias de sus empresas satélites de Caputo que funcionan a la sombra de Ecogas.
Facturaciones indebidas. En diciembre el titular del Enargas mantuvo una posición inflexible cuando multó a Ecogas por haber incurrido en colisión con las disposiciones del marco regulatorio y practicó facturación a usuarios utilizando “una estimación”. La penalización fue de 14 millones de pesos, la máxima prevista por el marco regulatorio de la actividad. De acuerdo a lo expresado desde el ente nacional, la aplicación máxima corresponde a que a pesar de estar intimada insistió en la práctica ilegal.
Según comunicó Enargas, el Reglamento de Servicio prevé la estimación del consumo “sólo cuando resulte imposible el acceso a la lectura del medidor”. Esta alternativa únicamente puede aplicarse de manera limitada; excepcional y restrictiva, y sin que la misma pueda utilizarse de forma generalizada. En este sentido, el Ente Regulador pudo verificar que era posible acceder al medidor para tomar lectura real en el 90 por ciento de los casos auditados en la ciudad de San Juan y en el 84% de los domicilios auditados en la ciudad de Mendoza.

No autorizó fusión.
Ahora, en los últimos días, Roitman volvió a poner mano dura contra el “amigo del alma” del presidente Macri. Según Clarín, el ente regulador del sector (Enargas) decidió “no hacer lugar a la operación de fusión entre Inversora de Gas del Centro en su carácter de sociedad absorbente y continuadora, e Inversora de Gas Cuyana, Magna Inversiones y RPBC Gas en su carácter de sociedades absorbidas, en los términos planteados”.
Desde 2016 Gas Cuyana y Gas del Centro, en la práctica, funcionan bajo el mismo techo. La empresa se declara una sola, con 1,28 millón de clientes entre Córdoba, Mendoza, La Rioja, San Luis, San Juan y Catamarca. Pero el ente regulador desacuerda sobre la interpretación que hizo la empresa -y sus inversores- sobre ese matrimonio.
Justamente Nicolás “Nicky” Caputo, a quien Macri nombró meses atrás como cónsul honorario de Singapur, y Guillermo Reca (de Central Puerto), son indicados en el mercado como los accionistas de Ecogas y cerebros de esta fusión. El Enargas comunicó que los empresarios intentaron llevar adelante la maniobra que fue rechazada.
“Se solicitó la fusión entre Inversora Gas del Centro -en carácter de sociedad absorbente y continuadora- e Inversora Gas Cuyana, Magna Inversiones, en su carácter de sociedades absorbidas”, revelaron desde el ente de contralor. También admitieron que hubo intercambio de opiniones legales entre el organismo regulador y los abogados de las empresas, pero que el representante del Estado mantuvo su posición y no autorizó.
Camuzzi Gas Pampeana. La publicación señala que Ecogas presentó, como un argumento que estimó a su favor, el antecedente de Camuzzi en 202, cuando logró fusionar a Camuzzi Gas Pampeana con Camuzzi Sur en 2002, pero Enargas consideró que la operación que intenta Caputo es, a los efectos regulatorios, distinta. “En ese caso, la fusión por absorción fue de la licenciataria (la distribuidora) hacia la sociedad inversora. De ninguna forma, se contrapone al diseño regulatorio de desintegración horizontal y tampoco vertical. Pero las operaciones de fusión de las sociedades inversoras de distintas empresas distribuidoras -como en éste caso- están en contravención con lo establecido en el pliego de la licitación de las concesiones del gas”, afirma la resolución firmada por Mauricio Roitman.