Inicio La Pampa Un pedido desesperado

Un pedido desesperado

Una familia del barrio San Cayetano sufrió grandes pérdidas económicas producto de un incendio en un depósito ubicado en la calle Beto Lara, casi en la esquina con Stieben. El fuego consumió toda la mercadería que tenían almacenada, pero también causó daños totales a una moto que estaba guardada en ese lugar, de la cual solo quedó el «esqueleto», según informó el Cuerpo de Bomberos de la Policía.
«No tenemos suerte», dijo Silvina Ibarra, una de las dueñas de casa que dialogó con LA ARENA ayer por la tarde, seis horas después del incendio. Ella y su esposo, Daniel Litardo, con ayuda de familiares y amigos, estaban en plena tarea de limpieza, cuando un equipo de este diario se acercó a verlos.

Pérdidas totales.
Horas antes, una dotación con seis bomberos había llegado al lugar a partir de un pedido de auxilio que se recibió a las 9.35. «Nos informaron que en Beto Lara y Stieben había un incendio de una casa. Cuando llegamos al lugar, nos encontramos que en una esquina la casa tiene una despensa con un depósito. Las pérdidas en el depósito fueron totales, no se cayó el techo pero corre riesgo de caída porque el fuego dañó los tirantes de madera», afirmaron desde Bomberos.
Los servidores públicos explicaron que de la mercadería perdida solo identificaron frutas, verduras y aguas saborizadas. El resto de lo que estaba almacenado quedó carbonizado y resultó imposible determinar qué tipo de productos eran.
La temperatura que generó el fuego fue de tal magnitud que provocó daños en la vivienda de la familia, donde algunos electrodomésticos, como un split y una televisor se derritieron. El mismo fenómeno se replicó en el salón de atención al público de la despensa.
Tanto ese recinto, como el de la vivienda familiar sufrieron el ahumamiento de sus paredes, que tomaron un color negruzco y se contaminaron con un fuerte olor.

Tristeza.
Junto con los bomberos, en el lugar trabajaron efectivos de la Seccional Segunda, para establecer un perímetro y permitir que los primeros se encargaran de sofocar las llamas. También llegó al lugar una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), que debió atender a Silvina, quien sufrió una crisis de nervios y tenía signos de una leve intoxicación por humo.
Silvina y su esposo explicaron a este diario que la sospecha más firme que tenían los agentes que trabajaron en la contención del fuego era que alguien inició el fuego de manera externa, a través de la puerta de chapa del depósito, que da a la calle Beto Lara.
Detrás de esa puerta estaba apoyado un colchón. «Los bomberos creen que ahí se inició el fuego, porque el colchón es altamente inflamable, y desde allí se extendió a todo el depósito», explicaron los dueños de casa.

Primeros resultados.
Durante el transcurso del día, las causas exactas del incendio se desconocían. Sin embargo, en horas de la tarde noche, los primeros resultados de las pericias descartaron que haya sido intencional y confirmaron que se trató de un «desperfecto eléctrico».
Según indicaron fuentes de Bomberos a este diario, determinaron que «el incendio se ha originado por un cortocircuito en el tendido eléctrico en el cielo raso», donde «había una conexión muy precaria, una maraña de cable».
Ante esto, el cielo raso cayó sobre la moto, la cual se encuentra «quemada de arriba hacía abajo. Si hubiera sido algún desperfecto en la moto se quema desde el medio hacía arriba», graficaron.

Solidaridad.
Silvina y Daniel explicaron que se quedaron sin nada producto del fuego y el humo. «Nos quedamos con lo puesto», dijeron señalando las prendas de vestir que tenían en ese momento. Ahora necesitan que quienes puedan hacerlo los ayuden con ropa y calzado, muebles, colchones, artículos de limpieza, tirantes, chapas y, fundamentalmente, una heladera.
«Mi papá es insulinodependiente. Por lo tanto necesita tener una heladera para conservar la insulina y con el fuego de quemó la heladera junto con el termo y todo lo que es la cocina», explicó una de las hijas de la pareja. Quienes quieran colaborar pueden comunicarse con ellos a los teléfonos 2954-601025 ó 2954-273227 o acercarse directamente al domicilio, en Beto Lara 1946, esquina Stieben.