Inicio La Pampa "Un plan para alentar inversión privada"

«Un plan para alentar inversión privada»

EXPECTATIVAS EN CASA DE PIEDRA POR ANUNCIO DE BODEGA PROVINCIAL

El delegado comunal Martín Borthiry, aseguró que el anuncio de Sergio Ziliotto sobre la construcción de una bodega en Villa Casa de Piedra, «genera mucha expectativa en la localidad y en los productores vitivinícolas privados» y consideró que la decisión obedece «a una visión estratégica de desarrollar el sector ribereño pampeano del río Colorado».
Durante su discurso para inaugurar el año deliberativo, el gobernador anunció que este año la provincia instalará una bodega en Casa de Piedra, con una inversión calculada en más de un millón de dólares. «Este es el verdadero polo productivo a orillas del Colorado», dijo.
Hasta ahora, toda la uva cosechada en las fincas que posee el Ente Provincial de del Río Colorado (EPRC) se distribuían por distintas bodegas pampeanas para su vivificación. «La idea es que a partir de ahora el proceso de vinificación, tanto de la chacra experimental del Ente como algunos emprendimientos privados, pueda iniciarse en Casa de Piedra» explicó Borthiry.

Un millón de litros.

En cuanto a la capacidad de la bodega, el vicepresidente del EPRC, Roberto Bigorito, precisó que «la producción inicial será de 300 mil litros y en etapas posteriores irá incrementándose hasta alcanzar el millón de litros». También calculó que generará 17 puestos de trabajo en forma directa y permitirá cerrar el proceso productivo y terminar en el producto embotellado con sello de La Pampa.
«Este tipo de inversiones apunta a potenciar las poblaciones sobre la vera del Colorado como 25 de Mayo, Gobernador Duval, La Adela y Casa de Piedra. Ziliotto tiene un gran objetivo y piensa desarrollar la región como oportunamente sucedió con el Valle de Río Negro y Neuquén, donde hoy reside más de un millón de personas» agregó.
Las autoridades del Ente calculan que en dos semanas la bodega Rutini se llevará uvas pampeanas para su análisis, en una nueva etapa de su proceso para instlarse en nuestra provincia. «La zona se presenta muy propicia para los viñedos, cuyas uvas resultan de muy buena calidad y permiten elaborar vinos de alta gama. Las críticas sobre nuestros vinos jóvenes son realmente muy buenas», aseguró Borthiry.

Villa con futuro.
El anuncio «ha despertado gran expectativa y nos parece una buena forma de apostar para que los jóvenes no se vayan. Estas políticas muestran a un Estado presente que trata de incentivar el sentido de pertenencia con nuestro lugar. Muchos jóvenes de la región van a estudiar al Valle, y la idea es que vuelvan para ejercer y desarrollarse en su propio lugar». Borthiry considera que pronto llegará el momento en que Casa de Piedra deberá institucionalizarse: «esos jóvenes tienen una verdadera mirada como casapedrenses y serán ellos quienes definan el futuro de la Villa».
Concluyó que el gobernador «tiene muy clara su decisión de promover desde el Estado las acciones necesarias para que Casa de Piedra crezca y esta bodega es una inversión para dar trabajo a los pampeanos y convocar a inversores privados que puedan motorizar un desarrollo productivo de la región».

La ruta del vino.

La estrategia del gobierno provincial es conservar el sello pampeano en la producción de vinos y complementar esta actividad con una propuesta turística. Durante una entrevista, Bigorito recordó que «el Ente produce actualmente en sus viñedos de la chacra experimental y también las empresas privadas Catena Zapata, con 70 hectáreas en producción, y Cassone, con otras 33».
En todos los casos «producen buena uva pero como no tienen dónde elaborar se la llevan a otras bodegas de la Patagonia. Eso hace que se pierda el sello de La Pampa y tampoco pueda ser identificado el vino como producto patagónico».
Por eso comenzó a evaluarse «la posibilidad de una bodega. Y tenemos todo lo demás: distribución de agua del río, buenas condiciones climatológicas y tierra para producir en buena cantidad y calidad», argumentó.
El proyecto apunta a «generar una pequeña bodega que pueda seguir creciendo por módulos. Calculamos que la primera producción podría alcanzar 300 mil litros de vino, la segunda 600 mil litros y finalmente llegar a un millón de litros». Eso permite distribuir la inversión en varios tramos.
Explicó que las empresas gastan actualmente muchos recursos en fletes. «Ahora pagarán menos que eso para procesar la uva y podríamos conservar además el sello de La Pampa, porque el vino saldría embotellado de nuestra». Y a eso se sumaría «un incremento de la oferta turística, porque será una bodega modelo. La idea es fomentar una ‘Ruta del Vino Pampeano’, que otorgaría un empuje muy grande» a esa actividad.