Inicio La Pampa Un proyecto que beneficia a La Pampa

Un proyecto que beneficia a La Pampa

Una reciente reunión entre funcionarios mendocinos y autoridades nacionales dejó abierta la posibilidad de reflotar un trayecto ferroviario que pasaría por el norte y este pampeano. Se trata de un ramal que nace en la ciudad de Malargüe, atraviesa el sur mendocino, el norte y este pampeano, y termina en el puerto de Bahía Blanca.
Según informó Diario de San Rafael, durante la semana que pasó hubo un encuentro entre representantes de esa provincia y el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, y su equipo técnico, con el objeto de analizar qué obras son necesarias a fin de poner en marcha proyectos ferroviarios en carpeta.
«También hubo reuniones con la cartera del Interior, que conduce Wado de Pedro, donde los equipos técnicos de Silvina Batakis mostraron su interés en obras estratégicas de mediano y largo plazo que posicionan a Mendoza en una localización clave para la conexión bioceánica», detalló Diario de San Rafael.
Uno de los proyectos que mereció especial atención fue el que contempla una línea férrea que conecta el sur de Mendoza con el puerto de Bahía Blanca, pasando por La Pampa.
El proyecto original establecía un recorrido de 1400 kilómetros desde Malargüe, pasando por San Rafael y Alvear. Desde allí la traza del Sarmiento continuará hasta Realicó y General Pico, en la provincia de La Pampa, y llegaría hasta el puerto de Bahía Blanca, donde los productos serían embarcados para su exportación.
«El proyecto aparece como una oportunidad para potenciar los departamentos del Sur y ofrecer alternativas de servicios también para la industria petrolera, la que actualmente depende en gran parte de Neuquén», sostuvo DSR.

Alternativa.
Esta línea férrea cobró vida hace unos años, cuando el proyecto minero Potasio Río Colorado avanzaba viento en popa. Esta línea era una de las opciones que se había planteado para trasladar la producción de la mina hacia el puerto de Bahía Blanca.
En la vereda de enfrente estaba la línea que conectaba el norte neuquino con Bahía Blanca pasando por Río Negro y unos pocos kilómetros en el sureste pampeano. Esta opción siempre llevó las de ganar por cuanto es la más directa, aún cuando hubiera requerido la construcción de 237 kilómetros de vías nuevas.
El derrumbe del proyecto minero arrastró las posibilidades de reactivación de algunos de los dos ramales ferroviarios, aunque el que atraviesa el sur mendocino parece haber cobrado nueva vida, según la publicación periodística.