“Un reconocimiento al esfuerzo”

PAMPEANA ENTRE LAS MEJORES CIENTIFICAS DEL PAIS

“Este premio es un reconocimiento al esfuerzo, la dedicación y la pasión por la labor científica, y a la vez es un reconocimiento para el Estado y la sociedad que me brindaron educación publica y gratuita”, reconoció -en diálogo con LA ARENA- la investigadora guatrachense Analía Zwick, a pocos días de haber recibido una importante mención en el Premio Nacional L’Oréal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”.
El certamen, que pone de manifiesto la importante contribución de la mujer a la ciencia, consistió en dos categorías: “premio”, con un apoyo económico para que la investigadora ganadora siga desarrollando su proyecto en el país, y “beca”, en la que se le otorga un estímulo financiero para una joven investigadora o becaria en etapa de formación postdoctoral. Además, se reconoce a otras dos científicas dentro de cada categoría, como menciones especiales, como el fue el caso de la joven guatrachense de 36 años, que se destacó en la sección de “becaria”.
Su trabajo, que llevó a la joven a estar en los primeros planos de la investigación en Argentina, fue titulado: “Sensores cuánticos: expandiendo aplicaciones en imágenes por resonancia magnética”, y su principal objetivo es ayudar a “desarrollar nuevas formas de adquirir imágenes por resonancia magnética que permitan visualizar de forma no-invasiva procesos biológicos y físicos dentro del cuerpo”, según explicó.
Zwick, quien reside en Bariloche, desempeña tareas en el Centro Atómico Bariloche, en la Gerencia de Área Investigaciones y Aplicaciones no Nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica.
– ¿Cómo fueron tus primeros años en La Pampa y dónde estudiaste?
– Soy de Guatraché. Viví varios años de mi vida nómade, los suficientes para identificarme y reconocerme como pueblerina pampeana. Egresada de la escuela Nº 60 y promoción del ’99 del secundario Instituto Juan Batista Alberdi. Soy Licenciada y Doctora en Física de la Universidad Nacional de Córdoba. Realicé estadías prolongadas de estudios universitarios en Brasil, de doctorado en Alemania y postdoctorado en el Instituto Weizmann de Ciencia en Israel. Sumando 7 años de residencia en el exterior, en el 2016 regresé al país como Investigadora del Conicet.
– ¿Por qué te orientaste a la investigación?
– Me apasiona la naturaleza y me despierta mucha curiosidad, preguntas que quiero responder. En la primaria, con mi participación en las Olimpiadas de Matemática, comprendí a la matemática como un lenguaje para responder esas preguntas. Acompañando, tuve docentes que me transmitieron curiosidad y su pasión por la ciencia. Desde la ciencia, aspiro al desarrollo de conocimiento y nuevas tecnologías que generen un impacto en la calidad de vida de la sociedad.
– ¿Cómo lograste ingresar al Centro Atómico en Bariloche?
– La entidad impulsó la creación de un nuevo Departamento de Física Médica con el objetivo de recorrer el camino desde la ciencia básica al ámbito médico. En ese contexto, con mi colega, Gonzalo A. Álvarez investigador del Conicet, comenzamos un nuevo Laboratorio de Espectroscopia e Imágenes por Resonancia Magnética. Nuestra función es el desarrollo de nuevo conocimiento y tecnologías, y la formación de nuevos investigadores en el área.
– ¿De qué trató tu investigación y qué usos puede tener en el futuro?
– En nuestro proyecto de investigación usamos conceptos de la física cuántica para desarrollar nuevas formas de adquirir imágenes por resonancia magnética que permitan visualizar de forma no-invasiva procesos biológicos y físicos dentro del cuerpo, a escalas muy pequeñas hoy por hoy inaccesibles. Esto sentaría las bases de una herramienta, que esperamos pueda identificar marcadores tempranos de ciertas patologías como el cáncer y las neurodegenerativas como el Alzheimer.
– ¿Fue la primera vez que te postulaste?, ¿qué significó esta mención?
– Es la primera vez. Este reconocimiento significó una alegría inmensa y un estímulo enorme. En lo personal, es un reconocimiento al esfuerzo, dedicación y pasión por la labor científica, y a la vez es un reconocimiento para el Estado y la sociedad que me brindaron educación publica y gratuita. Es también un logro para todo mi entorno amigos, familia, colegas científicos y grupo de trabajo que de una u otra manera han contribuido para que ahora este en este lugar. Y tal vez el valor mas grande que tiene este reconocimiento es que reafirma la importancia e impacto que puede generar en la sociedad los objetivos que nos proponemos alcanzar con este proyecto.
– En una época donde el feminismo logró romper muchas barreras en lo que respecta a la conquista de nuevos derechos, ¿cómo ves el rol de la mujer en la ciencia?
– La mujer tiene un rol cada vez mas protagónico. Progresivamente hay mas participación, mas mujeres eligen la ciencia como profesión. Premios como estos ayudan a dar visibilidad a las mujeres que se animaron y eligieron ser científicas, promueve que otras lo sigan eligiendo, y lo mas importante tal vez, es que promueve la discusión en la sociedad de los roles que se asignan y de las limitaciones que se impone de forma predeterminada simplemente por el género.
– ¿Cuál es tu opinión sobre la situación de la educación y la investigación en el país?
– Es alarmante la situación, como sociedad debemos defender la educación pública y gratuita porque son el motor de desarrollo de un país.