Inicio La Pampa Un regreso "con muchas emociones"

Un regreso «con muchas emociones»

BALANCE POSITIVO DE UTELPA DURANTE LA PRIMERA SEMANA DE CLASES PRESENCIALES

A una semana de la vuelta de las clases presenciales en escuelas primarias y algunas secundarias, la secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa (Utelpa), Lilia López, aseguró que fueron días «con muchas emociones» por volver a las escuelas. A su vez, manifestó que la pandemia obliga a repensar el sistema educativo.

«Ha sido una semana de muchas emociones por la vuelta a las escuelas. Todos los audios, fotos y videos que llegaron de las distintas escuelas manifiestan mucha emoción por volver a ver a los niños y niñas con guardapolvos», sostuvo la dirigente al tiempo que resaltó que «hubo un trabajo previo muy importante e intenso para volver a la presencialidad».

De todos modos, López dijo también en Radio Noticias que en la previa al reinicio de las clases presenciales también hubo cierto clima de preocupación y de incertidumbre a propósito de, entre otras cuestiones, aquellas localidades que entraron en Fase 1 durante el fin de semana y no pudieron reabrir las escuelas.

«Todo eso por supuesto que nos lleva a que estemos preocupados y ocupados en el tema, y todos los equipos directivos y docentes tenían muy claro que si algún punto del protocolo no se cumplía, esa escuela no podía abrir», expresó la dirigente gremial al ser consultada por El Aire de la Mañana.

Balance

En ese aspecto, la titular de la Utelpa también fue consultada respecto de si la materialización de los lineamientos del protocolo confeccionado por el Ministerio de Educación funcionó o si se generó algún tipo de inconveniente en alguna de las escuelas pampeanas. «El número de estudiantes (por cada aula) funcionó, pero igualmente vamos a reunirnos con las 17 seccionales del gremio de toda la provincia para hacer un balance de lo que sucedió en la semana», dijo.

Y agregó: «La semana que viene es clave para presentarle a las autoridades las inquietudes y correcciones que se deberían hacer porque esto es un día a día. Tampoco nos podemos olvidar que así como se volvió con número reducido, el resto de los chicos sigue a través de la conectividad recibiendo sus actividades».

Virtualidad

Asimismo, López destacó la modalidad virtual al considerar que se trata «de una herramienta muy importante que ha permitido dar continuidad pedagógica durante el avance de la pandemia», pero advirtió que no reemplaza al dictado de clases de manera presencial.

«Lo que decía al principio, de las emociones que hubo en el inicio, demuestra lo importante del contacto, de estar frente al otro. El poder estar con el estudiante, observar que le pasa y ayudarlo no se puede reemplazar por la virtualidad», sostuvo la secretaria general del gremio docente.

A su vez, denunció que durante los seis meses que lleva en funcionamiento la modalidad virtual, los y las docentes sufrieron algunas consecuencias. «Hay un trabajo de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) a nivel nacional que da cuenta de la sobrecarga de laboral que tenemos. También que el 80% de los que trabajamos en la docencia que somos mujeres que tenemos a cargo hijos, adultos mayores, y eso es difícil que lo entiendan los representantes del Ejecutivo cuando nos sentamos en la paritaria a discutir el salario», manifestó.

Y cerró: «También sucede que la conectividad es muy cara en La Pampa, y el docente ha tenido que poner (dinero) de su bolsillo para garantizar la continuidad cuando antes teníamos el programa Conectar Igualdad que venía a dar respuesta al derecho a la educación y había computadoras y plataformas para conectividad muy grandes, algo que desapareció con el gobierno de (Mauricio) Macri, pero que se tiene que repensar».

«Hay que repensar la escuela»

Durante sus declaraciones radiales, la dirigente gremial trazó un panorama del impacto que tuvo la pandemia de coronavirus en el sistema educativo en general y en las escuelas en particular y dijo que «con o sin pandemia, hay que pensar en una nueva escuela». En esa línea, López aseguró: «Si se terminara hoy la pandemia, la escuela sería otra de todos modos porque lo que está pasando es un antes y un después, no vamos a volver más a la estructura de escuela que teníamos».

Y añadió: «Hace unos días tuvimos un Zoom con más de 60 docentes en el que la compañera Lilian Capone, que trabaja como médica laboralista en la Ctera, nos habló de la catástrofe mundial que significa la pandemia y que nos tenemos que preparar aún más porque esto pegó en la humanidad de una forma muy grande».

Con el reinicio de las clases presenciales en La Pampa, la educación quedó partida en la modalidad virtual y en la presencial, que por estas horas se limita sólo a atender a aquellos estudiantes que perdieron vínculo pedagógico y necesitan recuperarlo. Esa necesidad, hizo que las escuelas elaboren protocolos de funcionamiento con decenas de requerimientos que la diferencian de la escuela previa al 20 de marzo con, por ejemplo, aulas de cuatro, seis o hasta diez personas.