miércoles, 13 noviembre 2019
Inicio La Pampa Un sismo sacudió el Domuyo

Un sismo sacudió el Domuyo

EL VOLCAN NEUQUINO SE CREIA INACTIVO

El volcán Domuyo, un enorme cerro del norte de la provincia de Neuquén, fue epicentro el jueves a la medianoche de un sismo de baja intensidad y a poca profundidad. Aunque no fue sentido por los pobladores cercanos, el terremoto fue registrado por el Inpres. Según los especialistas, no está vinculado a la actividad magmática que está experimentando el complejo, que se eleva a razón de 11 centímetros por año.
El sismo en el volcán Domuyo se registró 2 minutos después de la medianoche. Tuvo una intensidad de 3,2 grados según la información del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), que este año aumentó su presencia en esa región neuquina con la colocación de dos nuevos sismógrafos de monitoreo, uno en Sauzal Bonito y otro en Añelo, recordó el diario Río Negro.
La particularidad, en este caso, es que el volcán se creía dormido, pero de manera fortuita, cuando la NASA monitoreaba el complejo Nevados de Chillán, en Chile, se descubrió que estaba activo, por lo que se proyectó la instalación de cinco estaciones de monitoreo, trabajo que comenzaría en diciembre de este año.
Desde Andacollo, una de las localidades cercanas al Domuyo, no informaron haber percibido el temblor y desde el Inpres tampoco se dieron registros de la escala Mercalli, que es la que mide la percepción por parte de la población.

En crecimiento.
El crecimiento del volcán Domuyo durante los últimos años será motivo de una serie de monitoreos que permitirán medir la deformación del macizo y realizar un seguimiento químico de las fumarolas, informó también Río Negro en un artículo del mes de septiembre.
En el cerro del norte neuquino se instalarán una red de sismógrafos y cuatro estaciones sísmicas que arrojarán información para poder evaluar los cambios que sufre.
Un estudio de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad nacional de Buenos Aires, que fue publicado en el portal «Nex ciencia», determinó que el volcán Domuyo aumenta su tamaño a razón de unos 11 centímetros de altura por año, lo que podría generar riesgos de explosiones.
«Estos estudios revelan que el Domuyo no sólo es un centro volcánico activo, lo cual es una novedad pues se lo creía dormido o extinguido, sino también que, potencialmente, puede explotar», explicó Andrés Folguera, investigador en el departamento de Ciencias Geológicas de la Facultad y encargado de difundir el estudio que realizó la licenciada en Física y becaria doctoral en la UBA, Ana Astort.
La investigadora monitoreó el volcán de forma satelital desde 2014, a través de una técnica denominada «interferometría de radar».
El Doctor en Ciencias Geológicas e investigador, Alberto Caselli, estudia este complejo volcánico desde hace mucho tiempo. En diálogo con el diario rionegrino afirmó que son ciertos los resultados de interferometría de radar, pero no estuvo de acuerdo en considerar que el Domuyo podría explotar.
En el mismo sentido se manifestó Gianfranco Argandoña, de la organización Sismología Chile, quién agregó que la inflación o deflación «no sólo puede atribuirse al ascenso del magma (como propone la investigación de la UBA) sino también a las fallas geológicas que, de alguna u otra manera, están relacionadas a este macizo».
Argandoña argumentó que medir la deformación de un edificio volcánico «sirve para pronosticar una posible ocurrencia de un proceso eruptivo, pero no es el único parámetro que debe tenerse a consideración».