Una cabaña pampeana vendió un toro en 195 mil pesos

REMATE EN EL PREDIO "EL ENCUENTRO"

El Centro Integral de Inseminación Artificial del Oeste (Ciiado) pagó 195 mil pesos por un toro Angus puro de pedigree de la cabaña El Yerua, de las familias Buffa-Knudtsen.
“Fue un remate bastante satisfactorio porque pudimos colocar la totalidad de los animales subastados, y a muy buenos valores en un contexto climático desfavorable porque en gran parte del territorio pampeano la falta de agua ya está comenzando a pasar factura y en un contexto político económico algo enrarecido, donde quien tiene algún ahorro tiene la incertidumbre de saber hacia dónde volcarlo”, explicó el cabañero Hernán Buffa.
El segundo remate anual de la Cabaña El Yerua, en el predio El Encuentro ubicado en jurisdicción de Conhelo, se realizó el sábado, con una importante concurrencia de productores agropecuarios. Allí salieron a la venta 70 toros y 200 vientres.
Según fuentes consultadas, los toros puros controlados tuvieron un promedio de 115.875 pesos; los toros puros controlados de dos años cotizaron un promedio de 55.230 pesos; las vacas usadas PP se vendieron en 33.777 pesos en promedio; las vacas de 2 años preñadas y paridas hicieron un promedio de 25.167 pesos; las vaquillonas MAS preñadas tuvieron un promedio de 20 mil pesos y las vaquillonas con servicio en invierno alcanzaron un promedio de 15.717 pesos.

Mejor precio.
“El año pasado ese mismo centro (de inseminación de Darregueira) nos había elegido para incorporar genética y pagó un toro 240 mil pesos, pero también es cierto que las cabañas no todos los años tienen un toro de pedigree con todas las características para que lo elija un centro de inseminación”, recordó Buffa.
“Este año volvimos a tener un toro muy destacado, que en este escario climático y político económico alcanzó ese valor (de 195 mil pesos), que consideramos que es un excelente valor”, resaltó el cabañero.
“Ese toro es hijo de una línea de sangre nuestra, de un toro padre de la cabaña. Y genera doble satisfacción porque un centro de inseminación eligió un toro de nuestra cabaña para poner en su catálogo y por segundo año consecutivo el mismo centro esté presente en el remate para comprar nuestra genética es doblemente satisfactorio”, explicó el entrevistado a esta corresponsalía.

Apuntado para “negocios ganaderos”.
El predio El Encuentro lució con stands de agencias de automóviles, seguros y otras empresas castenses. La importante asistencia de productores permitió que las ventas tuvieran como destino “mayoritariamente” localidades pampeanas, pero también algunos animales fueron a Mendoza y provincia de Buenos Aires.
“Nosotros no apuntamos a un remate con características de show, sino a un remate donde la gente pueda hacer negocios ganaderos, y son bienvenidos todos los que quieren compartir un día con nosotros y las empresas que arman stands en el predio son con las que trabajamos durante todo el año”, explicó Buffa, quien es tercera generación de cabañeros.

–Buffa, ser nieto de Jacinto Blas Gaccio y sobrino de Carlos Gaccio, futbolísticamente podemos decir que es una “camiseta pesada” entre los cabañeros.
–La imagen de Jacinto Blas Gaccio es muy fuerte, porque fue una persona muy respetada y nunca nadie me habló mal de él, y eso pone una vara alta y todos los familiares tenemos la obligación moral de mantenerla para obrar en la vida de la misma manera. Y mi tío Carlos fue la persona que me enseñó lo mucho o poco que hoy sé de esto, la que me metió en los corrales y me llevaba a la feria. Le debo mucho a él también.