Inicio La Pampa Una castense, otra víctima de una megaestafa

Una castense, otra víctima de una megaestafa

LA EMPRESA CONSTRUCTORA APUNTADA ES CORDOBESA

Siguen apareciendo casos de pampeanos estafados por una empresa constructora de casas prefabricadas de la provincia de Córdoba. Casi tres centenares de familias -entre ellas varias pampeanas- viven una verdadera pesadilla, y las estafas alcanzarían cifras millonarias.
Los apuntados de ser los principales autores de esta megaestafa son Leandro y Juan Manuel Carrano, quienes son propietarios de la empresa constructora de origen cordobés CRN Asociados, la cual se dedica a vender viviendas prefabricadas a todo el país. Las víctimas no sólo son de la provincia de Córdoba y La Pampa, sino también de Mendoza, Santa Fe, provincia de Buenos Aires, Corrientes y Entre Ríos.
Inicialmente se conoció que cuatro familias pampeanas serían las damnificadas con este ardid. Ayer surgió un nuevo caso en Eduardo Castex. Una dirigenta gremial reveló en las redes sociales que hace aproximadamente «un año» se enteró que tristemente «me habían estafado con la compra de una vivienda prefabricada».
«Era tanta la impotencia y bronca de saber que mi casa y el dinero invertido lo había perdido, que hasta sentía vergüenza de publicar algo. Ahora leo esto en Radio DON (subió en su página Web la nota que se publicó en LA ARENA en la edición de ayer) y me arrepiento de no haberlo hecho!!», expresó la secretaria general de la seccional Eduardo Castex del gremio Utelpa, Rosana Pérez.
«Los corruptos y estafadores de Juan Manuel y Leandro Carrano se quedaron con mi dinero y no hicieron nada para intentar devolverla o arreglar conmigo, como con las de 150 familias que estábamos en la misma situación. Durante meses nos mintieron, no respondieron cartas documentos. ni a las denuncias a Defensa del Consumidor (que tampoco sirvió, capitulo aparte)», relató Pérez.
«Los nombres que utilizaban eran New Leven, Megaluxuri, Luxuri Construcciones y CRT Construcciones. Estos son algunos de los nombres que tienen sus empresas truchas», agregó.

Perjuicios.
La gremialista castense planteó en el texto que publicó en las redes sociales que actualmente «es difícil como trabajadora pensar en volver a tener esa cantidad de dinero con los cambios monetarios».
«El dolor de ver coartadas tus expectativas de la casa propia, y con ella las ilusiones de mis hijos, fue tan horrible que aún es difícil de contar», reconoció. Y solicitó a los usuarios de las redes sociales que ahora puede que se comparta la información: «Así nadie más tiene que pasar por esto!!».

Modus operandis.
La metodología de los cordobeses consistía en ofrecer venta de viviendas prefabricadas de distintas tipologías. Los interesados debían efectuar una entrega en efectivo del 60 por ciento del valor total de la vivienda -cuyos costos oscilaban entre 300.000 y 1.200.000 mil pesos-, mientras que el resto se abonaba en cuotas.
El contacto lo hacía a través de diferentes vías: teléfono, mensaje de texto y publicidad en redes sociales, principalmente en grupos de Compra y Venta. Una vez que una persona firmaba el contrato con esta firma, debía esperar un plazo de tres meses para el inicio de la obra. No obstante, la construcción nunca comenzaba.