Inicio La Pampa Una dotación compuesta solo por mujeres sofocó un incendio

Una dotación compuesta solo por mujeres sofocó un incendio

BOMBERAS VOLUNTARIAS DE 25 DE MAYO DIERON LA NOTA

Los Bomberos Voluntarios de 25 de Mayo el martes debieron desplegar todo su personal para atacar dos incendios forestales. Uno fue en Colonia Chica -un paraje ubicado a casi 25 kilómetros de la zona urbana- donde concurrió una dotación con hombres y una mujer, pero poco después se desató el segundo en zona de chacras, allí se produjo un hecho inédito: en una autobomba concurrió un grupo compuesto por cuatro voluntarias que forman parte del cuerpo bomberil. «Estoy orgulloso de dirigir un equipo así, acá no hay distinción de género, y ellas estuvieron a la altura de las circunstancias», le dijo a LA ARENA el jefe del cuartel, Tulio Retamales.
En los últimos tiempos la mujer logró el justo reconocimiento de sus capacidades en todas las áreas, y una muestra es el cuartel de Bomberos Voluntarios de 25 de Mayo. Desde que se lanzó la convocatoria para la formación del espacio sorprendió la decisión de las veinticinqueñas en participar. Hoy la dotación está compuesta por cinco hombres y nueve mujeres.
Este diario ayer le preguntó a Tulio Retamales, jefe de Bomberos Voluntarios de esta localidad y director municipal de Acción Social, sobre esta particularidad. «En 25 de Mayo las mujeres son muy participativas, y así es en nuestro cuartel. Nosotros trabajamos en empoderarlas y ellas trabajan y se capacitan. Acá no hay distinción de género, todos y todas hacemos lo que nos toca», dijo.
«Ayer (por el martes) a las 11.30 horas, acudimos a Colonia Chica donde se había desatado un incendio en una zona rural. Fuimos en la autobomba vieja, la Mercedes 1114, tres bomberos y una bombera -su mujer-. Después fueron dos bomberos más porque tuvimos que trabajar hasta las 19 aproximadamente», relató Retamales.

Todas mujeres.
El jefe de Bomberos Voluntarios contó que a eso de las 16 les avisan de que había otro incendio en una chacra ubicada en la zona de «Piedra Blanca». En el cuartel habían quedado cuatro bomberas. Allí ellas tomaron la decisión, Carla Herrera se sentó al volante de la nueva autobomba, y junto a sus pares Brenda Sosa, Ivana Herrera y Karin Elga acudieron para las tareas de mitigación.
Así las mujeres entraron en la historia del cuartel y de esta profesión. «Es la primera vez que salen solas, ninguna manejaba pero se capacitaron para conducir la autobomba nueva (marca Volvo). Así fue que Carla -Herrera- tomó le decisión y salieron. Llegaron a la chacra, armaron las lanzas y en una hora pudieron controlar y extinguir el foco ígneo», relató Retamales.
«Como jefe estoy orgulloso de este grupo. Realmente las chicas que lo integran tienen iniciativa y dan respuestas como en este caso. Te cuento que somos cinco hombres pero hay dos que trabajan en Rincón, así que cuando hay un llamado la dotación que sale son generalmente uno o dos de nosotros y dos o tres bomberas. Pero esta vez estaban solas y resolvieron la situación», añadió.

Conciencia del fuego.
En la entrevista, Retamales pidió a los pobladores que tomen conciencia en el manejo del fuego. «En el caso de Colonia Chica (paraje que está a 24 kilómetros de la zona urbana), un vecino quiso quemar un montón de basura y el viento hizo que se le escapara hacia un pichanal (pichana es un arbusto) y se quemaron unas diez hectáreas. Los bomberos trabajaron, junto a policías y operarios y maquinarias de dos empresas petroleras unas ocho horas», señaló.
«La gente a veces ni idea tiene de la peligrosidad de sus actos. Por ejemplo acá el fuego pasó encima de un tendidos de dos ductos, uno de petróleo y otro de gas que pasan enterrados a solo 50 centímetros, afortunadamente no pasó a mayores», agregó.
«Y en el caso de ‘Piedra Chica’, pasó algo parecido. Un chacarero estaba quemando una parva de pasto y el viento hizo que se prendiera otro pichanal que, por la sequía, es como nafta. Les recordamos a los pobladores que tomen recaudos, además, que la quema prescripta ya terminó su ciclo y está prohibida», concluyó Retamales.