Una empleada del Congreso denunció a Marino por acoso sexual

El senador pampeano por la UCR-Cambiemos, Juan Carlos Marino, fue formalmente denunciado ayer por presunto abuso sexual ante la Justicia por una empleada del Congreso de la Nación y que, hasta hace tres meses, se desempeñó como asesora del legislador. La denuncia, que cayó por sorteo al Juzgado Federal N° 5 y a la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 6, también incluye a un miembro del equipo de trabajo de dirigente radical.
La denuncia por violación presentada por la actriz Thelma Fardín contra el actor Juan Darthés tuvo un fuerte impacto en toda la sociedad. No sólo por la crudeza de su relato, sino también porque motivó a cientos de mujeres a hacer públicas sus propias vivencias de violencia de género.
Este terremoto llegó anoche al epicentro de la política nacional y envolvió al propio Senado de la Nación en un escándalo: el legislador Juan Carlos Marino fue denunciado por abuso ante la Justicia por Claudia Mabel Guebel, empleada del Congreso que se desempeñó por varios meses como asesora del legislador. La grave acusación también involucra al jefe de despacho de Marino.
Según relató la mujer, el senador “una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos” y que, en reiteradas oportunidades, le escribía “constantemente, varias veces por semana” a su teléfono celular.
Con motivo de conocer las palabras de Marino ante esta grave acusación, LA ARENA intentó -infructuosamente- en varias oportunidades comunicarse con el senador, luego de que la denuncia se replicara rápidamente por los canales nacionales de noticias.

U

Denuncia.
En la denuncia, a la cual pudo acceder este diario, la mujer, de 51 años contó que al comenzar sus tareas con Marino “el senador estipuló que mis funciones fueran desempeñadas desde mi domicilio. Nunca tuve un trato de amistad ni de confianza, sí de respeto por su función”.
“Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí”, aseguró.
Según apuntó la denunciante, algunas actitudes comenzaron a observarse “al mes de empezar a trabajar”. “Comencé a recibir mensajes de WhatsApp a mi celular que conservo actualmente. En esos mensajes me decía ‘¿Dónde estás?’ ‘¿Dónde vivís?’ ‘Voy a estar por allá; me doy una vuelta’ ‘Preparáte, que voy a tu casa’. Me enviaba videos alusivos al sexo”, manifestó. “Trataba de contestarle con respuestas evasivas que no comprometieran mi trabajo y tampoco le den a pensar que yo estaba interesada en lo que me proponía”, agregó.
En ese sentido, Guebel dejó aclarado que no tenía vínculo de ningún tipo con el senador y remarcó que los mensajes se los enviaba “constantemente, varias veces por semana”. El momento más fuerte de la declaración tiene que ver con un momento en que ambos estuvieron a solas, cuando la empleada fue por primera vez al despacho de Marino para que le firmara el certificado de asistencia.
“Una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café, me dijo que aguardara su llamado que en cualquier momento nos veíamos”, recordó.

Asesor.
A continuación, Guebel declaró que tras esa primera visita, Marino le dijo que a partir de ese momento debía tratar con un miembro de su equipo, a quien también acusó de abuso: “Al mes siguiente, concurrí al despacho, me atendió este hombre, quien me hizo pasar a su oficina. En esta ocasión me dio conversación, me invitó a sentarme, me comentó que Marino tenía aspiraciones de ser gobernador de La Pampa y que tenía intenciones de hacer una operación política acusando de pedofilia al por entonces precandidato a gobernador por Cambiemos. Luego de ello, me tomó de los dos brazos con fuerza, y me introdujo su lengua dentro de mi boca con violencia, yo intenté separarlo pero no lo logré. Luego me dijo ‘Te voy a llamar a ver como seguimos'”.
“Los días siguientes a este episodio me llamó insistentemente a mi teléfono celular desde el suyo para que nos veamos. Yo nunca atendí. Sentí asco y mucho miedo por lo que había sucedido. Al día siguiente, caí en cama con un fuerte cuadro de estrés, fiebre alta, ganglios inflamados y dolor en todo el cuerpo. Todo ello se puede corroborar a través de OSDE”, detalló.

El detalle de un mensaje
Durante la sesión del Senado que tuvo lugar el miércoles pasado, y en forma de respaldo a la campaña contra la violencia sexual impulsada por el colectivo de Actrices Argentinas, las bancas de todos los bloques lucieron carteles con la leyenda “#MiráComoNosPonemos”, entre ellas, la del senador radical Juan Carlos Marino, quien ayer fue acusado por abuso sexual por una ex asesora del legislador. El canal Crónica Tv, entre otros medios nacionales, se hizo eco de este polémico detalle.


NOTICIA EN DESARROLLO