Una falta de respeto

Villa Santillán, el predio de la laguna Don Tomás, Colonia Escalante, barrio San Cayetano, Zona Centro, barrio Almafuerte, Zona Norte, Inti Hué y barrio Esperanza son las zonas de la ciudad en las que Telecom-Clarín pidió factibilidad para instalar equipos eléctricos, pues allí piensa radicar las antenas que en forma “exprés” autorizó el Concejo Deliberante, por pedido del intendente Leandro Altolaguirre. Hasta ahora, se sabía que eran cuatro sitios, tres espacios públicos y uno privado.
El 13 de septiembre a la mañana, el CD de Santa Rosa, sancionó una ordenanza promovida por el Ejecutivo local para permitir la instalación de antenas de telecomunicaciones en espacios públicos de la ciudad. En rigor, la nueva norma modificó una anterior que lo impedía. Ese mismo día, a las 16, ingresó a la CPE el pedido de factibilidad por parte de Telecom para colocar cuatro. Pero esas no eran las únicas. Media hora después, ingresó un pedido de la misma compañía, de iguales características, para instalar otras cinco. Y al día siguiente, a las 11.22 de la mañana, llegó la última solicitud para la instalación de dos más.

Enfrentamiento.
Desde la sanción de la ordenanza, la entidad solidaria entró en conflicto con el Ejecutivo municipal, al que acusa de actuar a favor de los intereses de la multinacional Telecom-Clarín, cuya fusión fue autorizada por el gobierno nacional de Cambiemos este mismo año. Se trata de un pulpo de las telecomunicaciones que quiere competir con otros de la magnitud de Claro y Movistar (Telefónica de España) en la telefonía móvil.
El problema es que en nuestra región, la CPE aspira a convertirse en proveedor de ese servicio y, como ocurrió con la TV por cable, con Multicanal-Cablevisión, el Grupo Clarín apareció nuevamente como uno de los principales lobbystas para impedir que el movimiento cooperativo surja como una fuerte competencia en el interior del país.
De inmediato, la CPE pidió una reunión con Altolaguirre, junto con la derogación de la norma. El único concejal que votó en contra de la instalación de las antenas, el radical Miguel Bravo -fuertemente enfrentado con el intendente- anticipó esta semana que presentará un proyecto para derogarla, aunque su motivación no tiene que ver con la pelea de la CPE con las multinacionales sino con su convicción de que las antenas afectan la salud de la población y que los espacios públicos no deben ser invadidos por emprendimientos privados.

Ocho espacios públicos.
Los cuatro lugares elegidos por Telecom para instalar sus antenas que se conocieron primero fueron la calle Dante Alighieri 1350, en un edificio contiguo al de las oficinas de OCA, el correo privado, en Villa Santillán. También la calle Juana Azurduy sin número, es decir, la calle que conecta el barrio Las Camelias con el centro, pasando por detrás de la pista de ciclismo y atletismo y las canchas de tenis y softbol del predio de la laguna Don Tomás; la calle Martín Luther King, entre Savioli y Calegaris, en Colonia Escalante; y el espacio verde del barrio San Cayetano, en la manzana delimitada por las calles Junco, Donatti, Antártida Argentina y Aconcagua.
Todos fueron solicitados el 13 de septiembre a las 16. El primero es un predio privado, mientras que los otros tres son espacios públicos de la ciudad.

La Usina y la plaza Skara.
A las 16.30 del mismo día ingresaron otros cinco pedidos de factibilidad: Yrigoyen 720, un edificio privado ubicado a media cuadra de la Avenida Luro; Stieben y Duval, espacio público del barrio Almafuerte, a metros del Megaestadio, donde suele practicarse rugby; otro espacio público de Zona Norte, en Río Bermejo y Chacabuco; en avenida San Martín Oeste y la calle Olascoaga (sería el tercer predio privado); y el de Coronel Gil y 1º de Mayo, a metros de la sede central de la CPE y el salón de La Usina.
Si este último lugar puede parecer una suerte de “mojada de oreja” a la entidad solidaria de parte de la multinacional, el viernes 14 de septiembre, Telecom presentó dos nuevas solicitudes de factibilidad, una de ellas resulta paradójica. Pues la pidió en la plaza Antonio Skara, ubicada en el barrio Esperanza, en Cavero y Toscano Sur. Se trata del espacio verde que fue denominado con el nombre del ex presidente de la CPE fallecido en un trágico siniestro vial en la Ruta 5, hecho del cual en marzo próximo se cumplirán diez años.
El otro espacio donde Telecom quiere instalar una antena está en el barrio Inti Hué, en un espacio verde delimitado por las calles Trenel, Quiroga, Victorica y Armesto. Frente a ese solar, está ubicada la sede de Utelpa de Santa Rosa.

“Toda una sorpresa”
“Es toda una sorpresa… no sabíamos nada”, dijo Fernando “Ruso” Fernández, presidente del Calfucurá Rugby, la entidad que desde hace varios años viene realizando una tarea deportiva con un fuerte costado solidario: un grupo de instructores enseña la disciplina a chicos de una barriada humilde de la ciudad. El titular del club manifestó su extrañeza porque en el amplio terreno que están a punto de escriturar, se levantará una antena de Telecom.
Hasta que fue contactado por LA ARENA la dirigencia de Calfucurá Rugby nada sabía: “No nos parece lo mejor… creo que alguien nos debió avisar”, agregó.
El grupo que se acercó hace por lo menos un lustro al terreno ubicado en el bajo de la calle 1º de Mayo, casi frente al Molinos Werner, está realizando una tareas social importante. Se trata de un grupo de personas que no tienen ninguna intención de trascender, ni de ser candidatos a nada. Sólo ofrecen algunas horas de su tiempo porque ellos sí creen que la vida los ha privilegiado, y entienden que pueden ayudar a un sector de la sociedad que está excluida de determinados beneficios, aún de los más elementales.
Calfucurá Rugby tiene ese terreno, que alguna vez fuera utilizado como basural por algunos inescrupulosos vecinos, incluso de otras partes de la ciudad, porque le fue donado por ordenanza: “Es una donación con cargo”, explicó Fernández, quien señaló además que eso significaba que tenían que hacerle algunas mejoras. En ese sentido se colocó el alambrado perimetral, y se levantó un quincho, donde después de cada entrenamiento los chicos reciben su merienda.
“Tenemos todo listo para escriturar el terreno”, dijo el dirigente que entendía debía haber sido avisado del proyecto de Telecom.

Apoyo de Fepamco a la CPE
“Como cooperativas tenemos un permanente compromiso con la sociedad y su bienestar y con el medio ambiente y la correcta utilización del espacio público”, dijeron ayer desde Fepamco luego de analizar el polémico tema suscitado en Santa Rosa con una ordenanza a la medida de las grandes multinacionales y la chance de instalar antenas en plazas y otros espacios de utilización popular.
Los dirigentes creen que “no somos quienes para decir dónde se debe o no poner una antena, pero sí vamos a apoyar cualquier reclamo que hagan nuestros asociados”, y añadieron que “compartimos la preocupación de esa ocupación del espacio y está en nuestros principios la preservación del ambiente, por eso nos preocupa el impacto ambiental”.
Y no sólo “lo lamentamos desde ese lugar sino que como cooperativas de servicios que somos estamos siempre dispuestos y en condiciones de competir. Y de esta manera le están abriendo las puertas a las multinacionales y quitándonos la prioridad que deberíamos tener”.
“Parece que no se comprende y no se toma en cuenta la diferencia que hay entre los servicios que nosotros prestamos, cualquiera sea, y los que dan los de afuera”, dijeron luego y recordaron que “son de calidad, atendemos al instante los reclamos y siempre los recursos de la gente quedan en la ciudad y la provincia y acá se reinvierten mientras que las empresas lo único que hacen es llevarse la plata fuera del país”.
El pensamiento de los cooperativistas va en el mismo sentido que las expresiones que en el programa “La Parte y el Todo” tuvo el presidente de la CPE, Alfredo Carrascal, que al ser consultado por eventuales acciones directas (incluso judiciales) de la entidad ante el municipio y el Concejo Deliberante sostuvo que no lo cree correcto pero que apoyarán todas las expresiones de vecinos e instituciones intermedias que lleven adelante reclamos contra la ordenanza “exprés” a medida de Clarín-Telecom.