Una familia pampeana golpeada por la tragedia

EL CRIMEN DE TOLOSA

El trágico hecho ocurrido el martes 27 en el barrio de Tolosa, donde un joven de 27 años asesinó a un niño de 10 años de una puñalada, baleó en el rostro a su pareja y luego de nueve horas de estar atrincherado se quitó la vida, no sólo trajo conmoción en cercanías al sitio donde se suscitó el episodio sino que también golpeó muy fuerte a una familia pampeana.

El muchacho en cuestión era Juan Cruz Chirino, de 27 años; padre de tres niños (de 2,3 y 4 años respectivamente) y quien resultó ser hijo de un conocido médico oriundo de Santa Rosa, pero que hace varios años reside en La Plata, ciudad en donde desarrolla su profesión. Además, en esta capital, viven tíos del joven; e incluso se pudo saber ayer que hubo algunos familiares que viajaron a Buenos Aires tras conocerse el luctuoso final.
Pasaron cuatro días desde que se desencadenó la locura en una casa de la calle 116 entre 529 y 530, en el barrio de Tolosa. El martes en horas de la madrugada, el joven de 27 años apuñaló y le produjo varios cortes al hijo de su pareja, de 10 años, y a su pareja -Soledad Marcos, de 32 años- la hirió de un disparo en la cara. Después de eso se atrincheró durante casi nueve horas hasta que, tras una larga negociación con la Policía, se disparó. A él lo retiraron del lugar en una ambulancia para ser atendido, pero minutos después falleció. Cuando los efectivos ingresaron, el niño yacía sin vida y aún permanecía con el cuchillo clavado en el pecho.
Lo ocurrido aquella mañana tomó gran repercusión en medios locales y nacionales. Sobre todo porque el joven en cuestión, mientras estaba atrincherado, mantenía conversaciones a través de mensajes de Whatsapp con un amigo. El único contacto que tuvo con el exterior fue con esa persona, un mecánico, a quien le contó lo que había hecho, manifestándole primero que se había “mandado un moco”. Más tarde advirtió que se iba a entregar, que en “10 minutos salgo. En 20 minutos salgo”, repitió en varias oportunidades. Sin embargo decidió dispararse con un revólver calibre 38, que era herencia de su abuelo y que le había robado a su padre. De esa manera, con un disparo que ingresó en el parietal derecho, el muchacho finalizó con el calvario.

¿Quién era el joven?
De acuerdo a lo que pudo saber LA ARENA ayer, Juan Cruz era hijo de un médico de esta ciudad, pero que lleva tiempo trabajando en La Plata. En cuanto al resto de sus familiares por parte de padre, se confirmó que aún hay tíos suyos viviendo en esta capital y que hubo quienes viajaron a La Plata luego de conocerse el trágico final.
Con respecto al joven, trascendió que había trabajado de ayudante en una agencia de autos y se había inscripto para estudiar Periodismo en la Universidad Nacional de La Plata. Tenía tres hijos propios de 2, 3 y 4 años junto a Soledad Marcos.