Inicio La Pampa Una financiera dejó un tendal de vecinos sin ahorros

Una financiera dejó un tendal de vecinos sin ahorros

La financiera «Préstamos Efectivo», propiedad del empresario Cristian Hecker de la localidad de Quemú Quemú, convocó a quienes operan con ella a alcanzar un acuerdo que le permita trabajar para devolver los depósitos como herramienta para evitar la quiebra. El caso ya ha llegado a los estrados judiciales y el fiscal del caso (ver aparte) informó que se ha iniciado una investigación por presunta estafa.

La situación ha provocado conmoción en la localidad y varias aledañas donde la financiera tiene sucursales y se cuentan por decenas los damnificados. Aún no se puede calcular ni en forma aproximada el monto de lo que Hecker no puede afrontar, pero por dichos de varios perjudicados con el fallido ha quedado lo que comúnmente denominamos «un tendal».

Según pudo saber LA ARENA, el propio Hecker se ha encargado de comunicar a los ahorristas-inversionistas que no podrán recuperar sus recursos y ahora, mediante turnos, está hablando con cada uno de ellos para proponer de qué manera irá saldando sus deudas sin cerrar sus empresas.

«Todavía no sabemos cuántos son los perjudicados, pero a medida que se fue conociendo la noticia aparecen casos por todos lados», contó una ahorrista, que reveló que en su particularidad «son unos pocos pesos, pero se que hay gente que puso varios millones allí. Imaginen el escándalo que es esto…», sostuvo.

Indicó que al empresario se lo conoce «de toda la vida en el pueblo, sus padres también son de acá y él tiene además de la financiera una pequeña fábrica de tanques y mangueras de plástico, otra de piletas en la ruta nacional 5 en Catriló y una empresa de seguridad, con otros socios, en Buenos Aires».

La damnificada debe presentarse en los próximos días, ya tiene su «turno», para escuchar de boca del empresario la propuesta para salir del asunto. «Veremos, es una cuestión de confianza», opinó.

Insolvencia.
Hecker, en el escrito por el cual se dirigió a los perjudicados anunciando su insolvencia, describió una serie de acontecimientos nacionales e internacionales que hicieron zozobrar la economía y la salud de sus empresas. Dijo que a través de la tenencia de bonos pudo sortear la crisis devaluatoria de agosto del año pasado y agregó que pese a las señales positivas que empezaban a verse en los últimos tres meses la inesperada aparición de la pandemia del coronavirus derrumbó totalmente la situación.

Ahora reveló estar en «iliquidez absoluta», situación a la que llegó pese a «haber utilizado todos los recursos disponibles». Ante ese panorama confesó que «será imposible hacer frente a los compromisos asumidos». En otras palabras, los depósitos de sus clientes no están, ni estarán disponibles en el corto y mediano plazo.

Por esa razón elaboró la propuesta que ahora hace. Allí indica que su «trabajo y mayor responsabilidad será coordinar y lograr un acuerdo». El objetivo es «evitar el sálvese quién pueda» y que se produzca «un acuerdo colectivo para beneficio de todos por sobre lo individual». También que pretende «preservar el valor real de los créditos de cada uno».

Reestructuración o quiebra.
Planteó que el futuro es reestructuración o la quiebra. En ese sentido les recordó a los damnificados que «primero están siempre en la lista los bancos y otros acreedores mayores». También sostuvo que liquidando todas sus empresas, bienes personales «en incluso los de mi madre», no se alcanzaría una cifra que permita cubrir ni una mínima parte de lo que adeuda, por lo que pidió el acuerdo para seguir trabajando en sus empresas, en las que confía por su facturación y nivel de clientela logrados para reunir los recursos e ir pagando a los ahorristas.

La propuesta, en lo más técnico y específico, plantea una serie de mecanismos que quedan a consideración de los damnificados. Allí parece estar parte de la solución, si la hay. A las denuncias ya presentadas hay que sumarle que se conocen por lo menos un par de incidentes. Uno de ellos lo habría sufrido un empleado de la financiera en la sucursal de Winifreda, donde fue increpado por un ahorrista. También circularon versiones que Cristian Hecker ha recibido varias llamadas y mensajes de otros clientes que le prometieron más que acciones legales.

Presunta estafa.
Armando Agüero, a cargo de la Fiscalía General de General Pico confirmó que se recibieron tres denuncias contra una financiera de Quemú Quemú, que totalizarían una suma cercana a 1,5 millones de pesos. Sin embargo, se estima que decenas de vecinos de la localidad depositaron capitales en la empresa denunciada, a la espera de una renta financiera, y que hoy son quienes reclaman la devolución de los fondos.

El fiscal de la causa además aseguró que no hay personas detenidas y que eventualmente se le investigará por la presunta comisión del delito de estafa.

En diálogo con LA ARENA, Agüero explicó que los denunciantes son inversionistas de la financiera en cuestión, quienes depositaron en muchos casos importantes sumas de dinero, a cambio de un interés superior al del sistema bancario. A fin de mes, cada inversionista tenía la posibilidad de retirar los intereses, también el capital, o podía dejar la inversión para incrementar aún más su cuenta.

Sin embargo, en este contexto sanitario actual, de manera generalizada, los inversionistas pidieron retirar el capital, ante el temor de perder dinero. El titular de la financiera, que habría invertido los fondos en títulos públicos, les manifestó la imposibilidad de afrontar la devolución del dinero.

Agüero explicó que hasta el momento solo hay tres denuncias radicadas, aunque se estima que habría muchos casos más. También dio cuenta que el denunciado elevó una propuesta de pago por escrito a cada uno de los inversionistas. (Agencia Pico).