miércoles, 25 noviembre 2020
Inicio La Pampa Una foto con mucha historia

Una foto con mucha historia

LA CUESTION HIDRICA PAMPEANA HACE MEDIO SIGLO

Hace casi media centuria, a comienzos de la década de 1970, tuvo lugar una de las grandes crecidas que afectan periódicamente a la gran cuenca Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó. El agua entró en grandes volúmenes a La Pampa, sorprendiendo al ambiente político y periodístico y a un Estado que todavía no contaba con las estructuras oficiales específicas que luego se crearían.
Por la misma época el gobierno provincial había inaugurado el Canal 3, el único de televisión abierta en la provincia. Ese medio producía semanalmente un programa de actualidad, conducido por el jefe del informativo, Ricardo Di Nápoli. La noticia de la gran crecida fue evaluada por él y un colaborador de la emisora, Walter Cazenave, y se decidió realizar un programa para informar y esclarecer con respecto a un tema que por esos años no concitaba, ni remotamente, la atención oficial y popular que hoy sí despierta.
Con ese objetivo fueron convocadas las tres personas que mayor conocimiento tenían del tema: el abogado Antonio Tomás Berhongaray, para abordar el aspecto legal; el profesor Julio Colombato, para hablar de la geografía de la cuenca; y el agrimensor Edgar Morisoli quien se refirió a los aspectos históricos e hidrológicos propiamente dichos. En la conducción de la mesa estuvieron los responsables de la idea, Di Nápoli y Cazenave. La fotografía permite observar el gran mapa de La Pampa con referencias geográficas y económicas que se había instalado en el estudio del canal para respaldar las exposiciones.

Nuestras vidas…
Por aquellos años Edgar Morisoli ya escribía con regularidad artículos en LA ARENA en donde exponía, con su conocida solvencia, sobre los más variados temas y problemas vinculados a los ríos pampeanos. Una serie de esos artículos fue encabezada por un fragmento de una de las más recordadas coplas de Jorge Manrique, el poeta español: «Nuestras vidas son los ríos». El poeta pampeano homenajeaba así a su par español y le daba a nuestro drama regional una dimensión universal. Los memoriosos que pintan canas recuerdan aquellos artículos porque contribuyeron a divulgar una problemática que hasta ese momento era conocida en profundidad por muy pocos.
En cuanto al programa televisivo en Canal 3 hay que recordar que tuvo un notable eco en todos los niveles de la sociedad pampeana y constituyó un antecedente de debate público -acaso el primero- que poco más tarde cristalizaría en las instituciones que comenzaron a bregar por la defensa de los ríos interprovinciales.
Podría decirse que fue una suerte de puntapié inicial para lo que luego sería la asamblea multitudinaria que se autoconvocó en el edificio de la Municipalidad de Santa Rosa para dar nacimiento a la Comisión Provincial de Defensa de los Ríos Pampeanos (Copdrip), antecedente de lo que unos lustros más tarde sería la Fundación Chadileuvú. (SS).