Inicio La Pampa Una fuerte tormenta dejó a vehículos varados en ruta 10

Una fuerte tormenta dejó a vehículos varados en ruta 10

TEMPORAL DE AGUA Y VIENTO AZOTO A LA HUMADA

Llovieron 100 mm en una hora y la ruta 10 colapsó. Además la caída de palmeras dejó la zona sin energía. El intendente Leonardo Pereyra resaltó el acompañamiento de la Provincia. Hoy todo quedará todo normalizado.
Un vendaval azotó en la noche del lunes la zona donde está enclavada La Humada. La lluvia produjo zanjones en la ruta provincial 10 dejando varados varios vehículos. En tanto el viento derribó numerosas palmeras y cortó el suministro eléctrico en esa localidad y también en Chos Malal. «Tenemos que agradecer la inmediata colaboración del Gobierno provincial que nos mandó máquinas para arreglar el camino y mañana -por hoy- vienen cuadrillas de la APE (Administración Provincial de Energía) para arreglar la línea de electricidad», resaltó el intendente Leonardo Pereyra.
El fenómeno climático azotó la zona entre las 20 y 21 del lunes. «Hubo lluvia y viento. Acá en el pueblo no causó daños, pero si en la ruta provincial 10, a unos 30 kilómetros hacia Algarrobo del Aguila, donde tiró palmeras de la luz que nos dejó a oscuras», indicó Pereyra a este diario.
«Fue en un tramo de la ruta de unos 10 kilómetros donde hizo desastres. La lluvia fue de más de 100 milímetros y de golpe, eso hizo que corriera el agua formando zanjones. Lo más preocupante fue que se quedó encajada una combi de la empresa ‘María Paz’ que venía de Algarrobo cerca del puesto ‘Los Molles’. De la municipalidad asistimos y logramos que pudiera salir, pero a los 5 kilómetros se volvió a encajar, como eran las 4 de la mañana trasladamos a los 9 pasajeros y al otro día rescataron al vehículo», relató el jefe comunal.
También en ese sector el viento causó inconvenientes. «En ese tramo ha pasado un viento muy fuerte porque tiró unas 16 palmeras, algunas directamente las cortó al medio. También derribó algunas en la línea que va a Chos Malal. Directamente nos dejó sin energía. Afortunadamente parece que la tormenta fue esquivando los puestos de la zona que no sufrieron daños», señaló Pereyra.
Los pobladores recibieron el año con restricciones energéticas. «En La Humada pasamos el fin de año con el sistema de emergencia que es un generador. Hace más de un año el -entonces- gobernador Carlos Verna nos mandó uno y eso salvó la situación. Tuvimos que pedirle colaboración a la gente para que no usen los aires acondicionados porque la generación es limitada y ellos entendieron», agregó.

Las reparaciones.
El mandatario comunal informó que el 31 de diciembre vino un equipo del campamento de Vialidad Provincial en Santa Isabel para hacer arreglos. «Nosotros hablamos con el presidente, Rodrigo Cadenas, y tuvimos respuestas inmediatas. Enseguida el operativo se puso en marcha. A la mañana del miércoles pudieron reponer el tránsito en ése sector de la ruta, por supuesto que fue un arreglo para salvar el problema, pero se puede pasar bien, incluso autos menores, siempre con precaución», reveló.El otro inconveniente es el corte del suministro de energía eléctrica en La Humada y Chos Malal. «La situación estará resuelta totalmente mañana -por el jueves-. Desde la APE nos informaron que vendrán tres cuadrillas, una de General Pico, otra de 25 de Mayo y la tercera de Santa Isabel. Suponemos que tendremos solucionado el problema en el día», se esperanzó Pereyra.

Campamento de VP.
El intendente de La Humada le contó a LA ARENA que está adelantada una gestión para establecer un campamento estable de Vialidad Nacional en esa localidad. «Para nosotros es de suma importancia contar con éste puesto vial. Sería importante para el mantenimiento de las rutas provinciales 10, 14 y 27. Hace tiempo lo habíamos hablado con Verna y el tema estaba en carpeta, es más, ya el Concejo Deliberante aprobó la donación del terreno para su establecimiento. Esperemos que se cumpla, lo necesitamos realmente», aseguró.
«Ayer realmente, en La Humada y la zona, estamos totalmente agradecidos con las autoridades del Gobierno provincial. Los llamamos y enseguida nos dieron respuestas. Realmente nos sentimos muy acompañados», concluyó Pereyra.