Inicio La Pampa Una "guerra" para quedarse con los recursos naturales

Una «guerra» para quedarse con los recursos naturales

INVESTIGADORA DEL CONICET HABLO SOBRE SU LIBRO "LAWFARE"

La doctora en Ciencia Política e investigadora del Conicet, Silvina Romano, aseguró que «en la actualidad hay guerras híbridas como las de contrainsurgencia después de la Segunda Guerra mundial o contra las drogas», y cuestionó a los medios de comunicación por presentarlas «de un modo que parece que no lo fueran».
Al hablar en Radio Noticias sobre su libro «Lawfare: Guerra judicial y neoliberalismo en América Latina», afirmó que los medios de comunicación cuentan sólo «una mínima parte» de cómo operan los intereses en procesos como el golpe de Estado en Bolivia y los intereses detrás de recursos naturales como Vaca Muerta.
«El ‘Lawfare’ es parte de una guerra psicológica vinculada a cuestiones geopolíticas y recursos naturales en territorios que pueden ser estratégicos en cuestiones de seguridad en medio de una guerra importante en términos económicos como la que enfrenta a China y Estados Unidos». Y agregó: «Hay un esmero de los medios de comunicación concentrados como la CNN o el New York Times para que la gente se entere sólo una parte de las cosas. Nunca van a fondo ni develan las conexiones».
Desde Sevilla, España, donde se encuentra trabajando como investigadora del Conicet, Romano aseguró que América Latina tiene un rol clave porque posee recursos estratégicos muy importantes sobre todo para Estados Unidos.
«Un ejemplo es Vaca Muerta, que es una reserva de gases donde se puede implementar el ‘Fracking’, una técnica de extracción muy costosa para el medio ambiente en la que están especializadas las empresas estadounidenses», detalló. Y añadió: «Hay que ver si hay posibilidad de refuncionalizar el espacio y ver cómo puede intervenir el Estado para que esos recursos queden para el país y no fluya directamente para las trasnacionales».

Bolivia.
Sobre la situación de Bolivia, hace algunos días, el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) difundió un documento en el que Romano y varios especialistas analizaron el rol de Estados Unidos en la construcción del golpe de Estado.
Ante la pregunta de cómo fue que se gestó, Romano aseguró que desde que asumió el gobierno de Evo Morales en 2006, «hubo una parte de la derecha boliviana que nunca acordó con el proceso de cambio mayoritario y democrático, y desde ese momento aplicó diferentes estrategias de desestabilización. La reconversión de la economía y la política tuvo siempre un fuerte rechazo de parte de las fundaciones locales vinculadas a fundaciones estadounidenses».
Dijo también que el «Lawfare» para expulsar de la política al ex presidente de Brasil, Lula Da Silva, «tenía como uno de los objetivos acceder a la reserva ‘El Presal’, en mar brasileño, donde se encuentra uno de los recursos de petróleo y gas más importantes del Atlántico Sur: Había que sacar del medio a Lula, que era quien se imponía entre los intereses de los que querían quedarse con esos recursos», aseguró.
Al cerrar, Romano aconsejó: «Hay que estar atentos a las noticias. Debemos preguntarnos si temas como la corrupción son importantes y nos tenemos que ocupar o eso no está ocultando otros problemas más importantes o intereses detrás de ciertas cuestiones que no quieren que sepamos».