Inicio La Pampa Una "intervención" incómoda

Una «intervención» incómoda

El viernes de la semana pasada se inauguró en la Facultad de Agronomía de la UNLPam un mural alusivo al Día Internacional de las Mujeres Rurales. La obra fue autorizada por el Consejo Directivo a partir de una petición que oportunamente realizó el Centro de Estudiantes. La jornada se completó con la visita de Lucy de Cornelís, quien brindó una charla sobre el Movimiento de Mujeres Agropecuarias en Lucha.
En medio del debate público que existe actualmente en torno al uso de fitosanitarios en la agricultura y las denuncias en torno al perjuicio que podrían causar en la salud de la población, el mural que todavía estaba a medio hacer fue víctima de una «intervención». Manos anónimas dejaron un mensaje claro en contra del monocultivo y los agroquímicos: «Monocultivo + agrotóxicos = muerte».
El mensaje fue rápidamente borrado porque nada tenía que ver con el sentido del mural, que denunciaba la precarización de las mujeres que trabajan en el campo. «El 43% de la producción agrícola está en manos de las campesinas. Aún así no tienen acceso a los derechos básicos, como salud, educación, agua, servicios y saneamiento», reza el mural, tal como está actualmente. En el mismo también pueden verse las inscripciones «Reforma Agraria + Perspectiva de Género Ya!!».
El Día Internacional de las Mujeres Rurales se conmemora cada 15 de octubre, a partir del año 2008, tal como lo estableció Naciones Unidas. Las mujeres rurales representan más de un tercio de la población mundial y el 43 % de la mano de obra agrícola, garantizando la seguridad alimentaria de sus comunidades y ayudan a preparar a esas comunidades frente al cambio Climático, se explica en la resolución que aprobó la realización del mural.
«Como señala ONU Mujeres, las campesinas sufren de manera desproporcionada los múltiples aspectos de la pobreza y pese a ser tan productivas y buenas gestoras como sus homólogos masculinos, no disponen del mismo acceso a la tierra, créditos, materiales agrícolas, mercados o cadenas de productos cultivados de alto valor. Tampoco disfrutan de un acceso equitativo a servicios públicos, como la educación y la asistencia sanitaria, ni a infraestructuras, como el agua y saneamiento», se informó.