Una invernada con plaza sostenida

DE REMATE EN REMATE

Con ofrecimientos reducidos, la plaza de invernada mantuvo el clima sostenido que había mostrado en el período anterior. La demanda va ampliándose progresivamente, haciendo a una mejor competitividad. El consumo en Liniers y la exportación operaron con leves mejoras.
HERMES RICARDO TORRA – La reducida comercialización de haciendas de invernada en el período en análisis ratificó el mejor resultado del anterior con valores que van afirmándose progresivamente, aunque sin compensar los mayores costos de producción. La mayor cantidad de compradores que es posible advertir en las últimas semanas le va dando a la plaza la competitividad necesaria para una operatoria que busca un nivel adecuado de reposición, de acuerdo también a la evolución de muestran los precios del consumo y la exportación.
Así y de a poco se va restableciendo un mercado que por ofrecimientos importantes durante el largo período de sequía estuvo desfasado y alicaído en sus valores. Si bien la situación volvió a darse con preponderancia en los machos por un negocio a más largo plazo, las hembras van mostrando un mejor interés de parte de los invernadores tradicionales en el caso de las livianas y muy livianas.
Esta situación también ha comenzado a visualizarse en la categoría de vacas, donde progresivamente van apareciendo adquirentes de las con preñez garantizada, tanto nuevas como usadas.
En particular, para esta semana y con remates programados en Santa Rosa y General Acha, no solo crecerá la oferta sino que también habrá una importante cantidad de vientres cuya operatoria se aguarda con expectativa tras las lluvias registradas en buena parte de las zonas productivas de nuestra provincia y las vecinas de Buenos Aires, Córdoba y San Luis, que han mejorado el panorama para su colocación.

En Liniers.

La reducción de los envíos al Mercado de Liniers por el feriado del 25 de Mayo hizo a la plaza más competitiva, obteniéndose mejoras de entre 0,30 a 0,80 pesos por kilogramo en pie. Igualmente, dichas mejoras dejaron a los precios lejos de los máximos de 20 días atrás a los que todos pretenden retornar para paliar los mayores costos del engorde.
El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales se situó en esta oportunidad en 33,531 pesos versus los 33,291 pesos anteriores.
Por su parte, el promedio semanal del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 34,508 pesos (anterior $ 34,056) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos de 35,937 pesos contra los 34,993 pesos del ciclo hebdomadario anterior.

Exportación.

También en el sector exportador se dieron algunas mejoras que no hacen más que traducir lentamente las que tuvo el sector por la devaluación del peso respecto al dólar. Así, frigoríficos de nuestra provincia ofrecían al cierre de los negocios 63 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 62,50 pesos hasta 160 kilos y 62 pesos hasta 170 kilos “la media”. Por su parte, frigoríficos de Buenos Aires continuaron con valores de 63 a 65 pesos, también por novillos de hasta 150 kilos la media res, o 510/520 kilos en pie, con plazos que fueron de los 7 a 30 días. Por vacas con certificado para exportar se llegaba a pagar en territorio pampeano hasta 50 pesos y sobre Buenos Aires de 52 a 54,50 de acuerdo a calidad, terminación y plazos para el pago.