sábado, 21 septiembre 2019
Inicio La Pampa Una jornada para protestar

Una jornada para protestar

TRABAJADORES DEL CMC CONTRA LA COMUNA

A través de una «Jornada cultural contra el vaciamiento y la privatización», visibilizaron la situación de «vaciamiento» y «privatización» impulsada por la actual gestión de Altolaguirre.
Los trabajadores y trabajadoras de la Secretaría de Educación, Cultura, Turismo y Empleo realizaron una manifestación artística en contra de las políticas implementadas por el secretario Gabriel Gregoire y el intendente Leandro Altolaguirre.
Bajo la denominación «Jornada cultural contra el vaciamiento y la privatización», la actividad de desarrolló frente al Centro Municipal de Cultura, ubicado sobre la calle Quintana, y contó con la participación de diversos artistas que brindaron su arte en solidaridad con el reclamo.
Florencia Pumilla, trabajadora del área, dialogó con Radio Noticias y explicó que «uno de los motivos por los que estamos movilizando son las condiciones de los espacios que están destinados para el área de Cultura». Uno de esos espacios es el Molino Werner, inaugurado semanas atrás, en dónde «hay muchas irregularidades porque no se realizaron las desinfecciones que debían hacerse. Las condiciones no están dadas, hay ratas, hay palomas, además de que todavía no está hecha la instalación del gas».
Por estos motivos, el pasado martes las bajas temperaturas obligaron a que «varias de las compañeras que ya están cumpliendo sus tareas allá tuvieron que venirse para el Centro Cultural, porque era imposible estar allá».
En ese sentido, advirtió que «el lugar no está preparado para albergar a personas para ningún tipo de actividad. De hecho, el lugar todavía no tiene hechas las ventanas y ahí va a funcionar una escuela. Están autorizadas por Patrimonio, pero se inauguró sin haberse hecho las aberturas y las aulas son cajas ciegas».
«No se inspeccionó y es una de las cosas que estamos poniendo en evidencia. La rigurosidad que tiene el Municipio cuando cualquier ciudadano quiere habilitar un lugar, no la está teniendo consigo mismo».
Pumilla señaló que existen otros lugares en donde desarrollan actividades, como los Centros Culturales Norte y Sur, que «tampoco están en condiciones para trabajar, es un reclamo que venimos sosteniendo desde hace muchos años».

Autoritarismo.
Previo a la realización del festival, los trabajadores y trabajadoras denunciaron el «amedrentamiento» por parte de Gregoire. Según explicó Pumilla a LA ARENA, «las autoridades, aunque públicamente con un comunicado salieron a decir que celebraban con alegría que haya opiniones disidentes a la de la gestión, hoy (por el martes) pasado el mediodía ordenaron que fueran cerradas las puertas del Centro Cultural. Tuvimos un enfrentamiento entre trabajadores bastante triste y lamentable».
«Estos gobiernos que se manejan como si viviéramos en una dictadura y con el criterio de que mandan y el resto debe obedecer sin cuestionar mandaron a compañeros a que cerraran las puertas y nos dejaran adentro para boicotear la jornada. Dejaron abierto el patio, pero así no podíamos armar todo esto», añadió.
Pumilla cuestionó «la violencia con la que esta gestión nos trata a quienes trabajamos acá. Nos mienten, hay un destrato permanente, un ninguneo, un desvalor por nuestro trabajo».
«Por suerte un montón de gente se sumó, no solamente artistas que están comprometidos y solidarizados con la causa porque entienden que es algo que nos está pasando como ciudadanía y no es un problema que tenemos quienes trabajamos acá. Creo que les salió el tiro por la culata y que las mentiras que sistemáticamente vienen diciendo se van desenmascarando», agregó.

Desfinanciamiento.
Los trabajadores y trabajadoras de Cultura se manifestaron también en contra del vaciamiento que estaría realizando la gestión de Leandro Altolaguirre en el área. En ese sentido, Pumilla afirmó que hay «programas y actividades que se interrumpieron a partir de que esta gestión asumió, como por ejemplo el programa de terminalidad educativa que le permitía a las personas de la planta de trabajo de la Municipalidad terminar la escuela primaria y secundaria si no la tenía».
Además, hay «un desfinanciamiento de las actividades de la Secretaría en general, no hay materiales para realizar los talleres, las escuelas de cerámica, música y danza tampoco tienen presupuesto para sus actividades».