Inicio La Pampa Una madrugada descontrolada

Una madrugada descontrolada

Entre la noche del sábado y madrugada del domingo, vecinas y vecinos protagonizaron  una jornada de descontrol en la localidad de 25 de Mayo. Fuentes policiales reportaron numerosos incidentes. Entre ellos dos accidentes de tránsito, varias “juntadas” con numerosos encausados por violar la cuarentena focalizada, y hasta agredieron a dos efectivos policiales.

La seguidilla de situaciones comenzaron a las 1.30 de la madrugada de ayer, cuando una camioneta Ford Eco Sport, conducida por un hombre domiciliado en Santa Rosa pasó de largo en la rotonda sobre ruta provincial 34, que está ubicada en adyacencias del Polideportivo Municipal, y volcó. El automovilista fue inmediatamente trasladado al Hospital Jorge Ahuad, donde quedó en observación.

“Boliche rural”.

El próximo acontecimiento irregular fue desbaratado a las 3 horas, luego de una llamada anónima que alertó de una “juntada” en la zona de 25 de Mayo Viejo con música electrónica. Allí concurrió personal policial y constató la presencia de numerosos jóvenes que al advertir los móviles trataron de escapar del lugar dejando en el lugar los vehículos en los que habían llegado.

Los agentes encontraron una suerte de “boliche” con un sector ambientado con varias lonas sostenidas por cuatro postes. Allí habían prendido varias hogueras e instalado un equipo de música profesional, varios freezers, y hasta un sistema de luces.

A pesar de esta diáspora, ocho personas, entre mujeres y varones, fueron detenidos y encausados por agredir lo que disponen los artículos  205 y 239 del Código Penal. También dos menores de edad –de 15 y 16 años–, quienes fueron demorados y entregados a sus progenitores.

Mas “juntadas”. 

Poco después de las 5 horas, los uniformados concurrieron a un domicilio de calle Rolón y Colonia Barón, donde otro llamado los alertó que se estaba realizando una juntada. Allí sorprendieron a 10 vecinas y vecinos, todos mayores de edad, a quienes también los encausaron por la misma infracción.

A las 5.45, se constató otra juntada irregular. Esta vez otro grupo de policías concurrió a una chacra ubicada en la calle Balsovino Ríos. Allí infraccionaron a seis personas por violación de la cuarentena, mientras que no pudieron evitar que varias personas escaparan en un Chevrolet Astra.

Sin embargo, a los minutos, dos motoristas de la policía hallaron a ese vehículo, que literalmente pasó de largo en la esquina Quemú Quemú y Eduardo Castex y quedó averiado sobre una vereda. Pero cuando se bajaron y los descubrieron ocultos en las inmediaciones, estos reaccionaron violentamente golpeando a ambos efectivos.

Los voceros aseguraron que a uno de los uniformados le sacaron el casco y con ese elemento les produjeron lesiones que obligó a que quedaran en observación en el hospital Jorge Ahuad de esta localidad.

Enseguida llegaron refuerzos y los detuvieron. Los imputaron por violación a las medidas restrictivas dispuestas por las autoridades ante la pandemia de coronavirus, además de otra causa por resistencia y lesiones a la autoridad. Ambos tendrían antecedentes policiales y judiciales.