Una niña de 3 años lucha por su vida

CHOQUE EN LA RUTA 5

Una niña de tres años lucha por su vida en el hospital Lucio Molas luego de haber estado involucrada en el siniestro vial de la ruta nacional 5 el sábado por la noche. La menor viajaba en una Renault Kangoo junto a seis personas más cuando colisionaron por detrás a una pick up.
A raíz del impacto todos los ocupantes sufrieron diversos traumatismos y lesiones, pero la peor parte se la habría llevado la niña. “Su estado es crítico”, confiaron fuentes del nosocomio al mismo tiempo que sostuvieron que “sufrió un traumatismo de cráneo grave, está con respirador y su pronóstico es reservado”.
Otra de las personas comprometidas tras la colisión fue el conductor de la camioneta Chevrolet S10, que en principio parecía no haber sufrido lesiones pero quedó internado en el hospital. Hasta la noche del domingo el hombre, un mecánico de Toay de apellido Olié, estaba “en Clínica Quirúrgica con un trauma de tórax”, según fuentes sanitarias.
Con respecto a las demás personas que protagonizaron el choque a la altura del kilómetro 574,5, entre el cruce con ruta provincial 7 y el acceso de Uriburu, se indicó que ayer “recibieron el alta el padre de la niña y tres hermanos”. Aún así hubo un cuarto menor involucrado “que está aún en sala de pediatría por trauma cerrado de abdomen. Su evolución es buena”, confiaron a LA ARENA. En cuanto a la madre de los niños, se informó que “quedó internada en Clínica Quirúrgica por una lesión en el tobillo”.

Siniestro.
El hecho ocurrió el sábado por la noche cuando siete personas viajaban a bordo de una Renault Kangoo, provenientes de Trenque Lauquen. Lo hacían en sentido este-oeste por la ruta 5 cuando por motivos que se tratan de establecer colisionaron contra una camioneta Chevrolet S10 que viajaba por delante y en la misma dirección. La violencia del impacto fue tal que el utilitario quedó tumbado de costado sobre la cinta asfáltica, con el tren delantero completamente destruido y durante varios minutos sus ocupantes quedaron atrapados. Bomberos Voluntarios de Lonquimay arribaron al lugar y auxiliaron a los ocupantes. El conductor de la camioneta, en tanto, que regresaba de hacer un auxilio a un camionero, terminó en la banquina norte. Estaba sentado sobre el rodado, que resultó completamente destrozado en la parte trasera -donde recibió el impacto-.
Las herramientas que llevaba, entre ellas tubos y equipamiento para soldadora autógena, quedaron desparramadas a lo largo de la banquina.