Aborto: una ONG asegura que atendió más de 300 casos en La Pampa

ABORTOS EN LA PAMPA

La organización feminista “Socorro Santa Rosa” aseguró que durante los años 2015, 2016 y 2017, junta a otra agrupación socorrista en General Pico, asistieron con información y acompañamiento en La Pampa a un total de 300 mujeres que decidieron interrumpir sus embarazos no deseados.
Estos casos se suman a los abortos que se hacen en hospitales públicos, los cuales se encuentran amparados por la actual legislación, y aquellos de los cuales no se tienen registro debido a la clandestinidad de la práctica.
Los datos fueron dados a conocer ayer por Daniela Melchor y otras socorristas en una jornada denominada “Nos tenemos entre nosotros”, desarrollada en la sede del Sindicato de Prensa (Sipren), donde también participaron las comunicadoras Gabriela Bonavitta, Cintia Alcaraz y Verónica Mac Lennan. Además de la presentación, la jornada estuvo acompañada por varias actividades culturales.
“Esta presentación es posible gracias a las más de 300 mujeres que confiaron en las socorristas y nos compartieron sus historias”, señalaron desde la agrupación, quienes remarcaron que esta presentación es una prueba de que “el aborto existe en todo el país” aunque hayan sectores que se “nieguen a reconocer la realidad”.

Datos.
Según la sistematización del grupo, el cuál está conformada por 16 personas entre Santa Rosa y Pico, en La Pampa se realizaron -durante los años 2015, 2016 y 2017- un total de 300 abortos. De dicho número, se registraron 44 en 2015, 126 en 2016, y 130 el año pasado. Ese dato es lo que refleja un crecimiento sostenido de la práctica en la provincia durante los años en donde la agrupación recabó los datos.
Respecto en dónde se llevaron adelante las interrupciones, la sistematización arrojó que en Santa Rosa se realizaron el 53% de los acompañamientos, en Pico el 24% y en el resto de la provincia 16%. Mientras que el 7% restante, se realizaron en localidades del oeste de Buenos Aires (5%) y en otras provincias (2%).
La gran mayoría de las mujeres que acudieron, el 72%, tiene entre 20 y 34 años de edad, y del total, un 35% no tiene el secundario completo. Otros datos relevantes que arrojó el estudio es que el 64% de quienes se practicaron un aborto ya tiene hijos, que el 59% quedó embarazada por fallas de acción de los diferentes métodos anticonceptivos, y un 7,6% fueron por episodios de violencia.

Protocolo.
Sin embargo, es importante aclarar que los datos corresponden únicamente a aquellos casos en donde las mujeres pudieron completar el formulario de protocolo de la Red de Socorro, el cual consta de varias preguntas, con el fin de recabar información de manera más precisa sobre los casos.
De esta manera, desde la agrupación advirtieron que, si bien la sistematización de los datos arrojaron un total de 300 abortos durante los últimos tres años, el número aún es más elevado. “Desde ya, es importante aclarar que existieron más abortos pero por diferentes situaciones no se logró completar el formulario y, por lo tanto, ese dato no se sumó a la estadística”, explicaron durante la presentación.
Naturalmente tampoco se tienen en cuenta aquellas prácticas que al realizarse en la clandestinidad o sin ningún tipo de acompañamiento. Por lo cual, la cifra es mayor a los 300 casos que presentó el trabajo del grupo de socorro en la provincia, y sin tomar en cuenta aquellos que se efectúan amparados por la actual legislación.

“Son significativos”.
Antes de la presentación oficial, Eugenia Castagnino dialogó con LA ARENA y remarcó que “los datos obtenidos (300 abortos) son un número significativo para toda la provincia, teniendo en cuenta que no todos abortan con el acompañamiento del grupo Socorro”, en donde no se registró ninguna muerte por esta práctica.
En ese sentido, Castagnino explicó que “a sabiendas de que es una práctica criminalizada por el Estado, no existen otros tipos de datos certeros de cuantas mujeres interrumpen sus embarazos, por eso este tipo de trabajos son fundamentales para hacer visible una problemática que muchos niegan y no quieren ver”.
La militante aseguró que la Red de Socorro se encuentra en constante formación con el fin de asistir de la manera más humanas a todas las mujeres que deseen interrumpir su embarazo de forma voluntaria. “Son métodos no invasivos, a través de medicamentos, como el misoprosol, los cuales están abalados por la Organización Mundial de la Salud”, detalló.

Expectativas.
En relación a la histórica sesión que tendrá lugar en el Senado mañana, Castagnino comentó que desde la agrupación se espera “con muchas expectativa” el resultado de la votación, aunque son conscientes que el panorama “es muy difícil”. “Existen sectores y espacios conservadores que, motivados por la Iglesia, están haciendo fuerza por negarnos el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo”, sentenció la militante.