Una pyme en crecimiento

Esfuerzo, confianza y perseverancia, son tres de los atributos que tranquilamente pueden caracterizar a Aberturas Franchi, una empresa que -con tan solo seis años de trayectoria- se convirtió en una pyme líder en el norte pampeano.
A la hora de emprender, no existen recetas mágicas que garanticen el éxito. Para muchos, será cuestión de “fe” o de “suerte”.Sin embargo, para José María Franchi, un cordobés de 38 años que vivió prácticamente toda su vida en el norte pampeano, sus 20 años de experiencia en el rubro de la construcción como albañil y su deseo de crecer fueron dos pilares fundamentales para iniciar lo que hoy en Intendente Alvear se conoce como Aberturas Franchi: una empresa dedicada a la producción y venta de aberturas de PVC y DVH líder en el sector.
El inicio de esta pyme no fue para nada fácil, y tampoco lo fue en su vida personal. Hijo de trabajadores rurales -nacido en el seno de una familia humilde-, Franchi tuvo que ingresar al mundo laboral de pequeño, lo que impidió que pudiera concretar, en su momento, sus estudios primarios y secundarios. Pero para lo que muchos hubiera sido un obstáculo terminal, para él representó un punto de partida.
“Junto a mis (siete) hermanos no tuvimos la posibilidad de estudiar, teníamos que ayudar a la familia y tuvimos que salir a trabajar. Por eso considero que si uno se lo propone se puede lograr, no es sencillo pero con mucho esfuerzo se puede”, afirma el emprendedor nacido en Buchardo, un pequeño pueblo del sur cordobés, pero que por esas cosas de la vida se radicó en La Pampa donde vive junto a su familia: su pareja Rosana (31) y sus dos hijos Franchesco (3 años) y Fabrizio (4 meses).
¿Cómo surgió esa idea que, tiempo después, germinó en esta prometedora pyme?
“En las obras donde trabajaba como albañil, las aberturas de PVC las traían de Buenos Aires porque en La Pampa era algo que recién estaba empezando y había muy poca oferta. Entonces un día me decidí, me tiré al vacío y empecé”, explicó Franchi, a la vez que recordó los primeros desafíos que le tocó vivir: “A la fábrica la levanté en base a mi esfuerzo, de a poco, todo lo que tenía lo invertí en esto. Ahorré durante años para empezar y hasta en un momento pensé en vender mi casa”.
Sorteados muchos obstáculos, seis años después, Aberturas Frachi es una firma pampeana que no solo se consolidó en Intendente Alvear sino también en las localidades de la zona y un poco más allá de la frontera pampeana. General Pico, Ingeniero Luiggi, Realicó, Santa Rosa, Trenque Lauquen (Buenos Aires) y Huinca Renancó (Córdoba), son algunos de los lugares donde la pyme alvearense pudo pisar y fuerte.

A base de inversión.
Una vez que tomó el retó de iniciar el proyecto, Franchi invirtió todo para sostener el crecimiento de su pyme. “Estuve un año complicado, en el inicio más que nada, porque tenía que solventar todos los gastos que contraje para empezar. Además, tenía que vivir y lo que iba ganando también lo invertía en la fábrica para seguir creciendo”, grafica el cordobés a medida que hace un repaso por esos primeros años donde casi sacrificó su propio hogar para seguir adelante.
“Arranqué alquilando un galpón acá en Alvear y después, con un crédito del Ministerio de la Producción de La Pampa, construí la primera parte de este edificio donde funciona la planta de PVC; eso fue hace cuatro años”, señala Franchi quien reconoce que gracias a ese estímulo pudo dar el primer salto. “Ya con algo propio, dejé de pagar una renta y ahora tengo algo que va a ser mío”, agrega.
Con perseverancia, el cordobés empezó a hacerse conocido en esa zona del norte provincial, lo que lo llevó a seguir con el proyecto y a profundizar su plan de negocio. Otra vez, con el Estado Provincial de aliado, Franchi accedió a otro financiamiento a principios del año pasado. “Con ese dinero pude adquirir las máquinas para producir el doble vidrio, porque tenía la abertura pero me faltaba la otra pata para seguir creciendo. En ese momento lo compraba en Olavarría, pero como tardaban en enviarme los pedidos, me terminaba retrasando mucho el trabajo. Al concentrar la producción de ambas ramas, pudimos acortar los tiempos y saber que en tres días se puede terminar todo el proceso: de la fábrica al edificio”, precisa.
Otro estímulo que también ayudó en este trayecto a la firma fue el “Compre Pampeano” que, en palabras de Franchi”, sirve y mucho.
El último gran paso, por ahora, lo dio con la construcción de su local comercial que se ubica frente a su fábrica de aberturas, sobre la calle Bartolomé Mitre, en el “pequeño polo industrial” que tiene Intendente Alvear en ese punto de la localidad y donde trabajan seis empleados. El próximo objetivo es seguir creciendo y, en base a la inversión y el trabajo, afrontar la turbulencia económica que afecta al país.

De “primerísima calidad”.
El equipamiento con que cuenta Aberturas Franchi, que se utiliza en el circuito de producción, es de última generación, y los materiales de los que se provee son de los mejores que hay en el mercado. Sin embargo, hay algo que la firma tiene y que su dueño no dudó en remarcar: “Un equipo de primerísima calidad”.
“Hoy puedo decir que somos eficientes y competitivos como cualquier otra fábrica”. Lejos de quedarse quieto y esperar, el emprendedor alvearense tiene como horizonte hacerse fuerte en localidades del oeste bonaerense como General Villegas, América, y también en el resto de la zona del sur cordobés.
Desde que dio inicio a su fábrica cuenta en su haber con 360 trabajos realizados de manera exitosa y aún mantiene vivo ese afán por seguir aprendiendo.
Finalmente, y como ejemplo de una humildad que no perdió durante todos estos años, Franchi quiso agradecer a “toda la gente que me ha dado la posibilidad de trabajar durante 20 años y a aquellas personas que confían en nuestro trabajo”.