Una sola oferta para hacer el techo

MEGAESTADIO: OBRAS PUBLICAS CONFIRMO QUE EL EDIFICIO ESTA EN "BUENAS CONDICIONES"

El Megaestadio estaría terminado para el primer semestre de 2020. Sobre fin de año, se licitará otra etapa del proyecto general, relacionada con la refacción del edificio y el acomodamiento externo.
La empresa Cintar SRL de Buenos Aires fue la única que se presentó para construir y colocar el techo del Megaestadio de Santa Rosa, el gimnasio cubierto que el gobierno provincial iba a inaugurar en el año 2007 y nunca pudo techar por un error de cálculo de la constructora Inarco respecto de la estructura piramidal que lo iba a cubrir.
La firma, fundada en el año 1973, tiene antecedentes importantes en construcciones industrializadas. Fue la encargada de construir y montar el techo del Anfiteatro de Villa María y del Estadio Orfeo, de la provincia de Córdoba, entre otras obras reconocidas en el país, en diversos rubros.
La licitación, con un presupuesto oficial de 192 millones de pesos -se actualizará por inflación- y un plazo de ejecución de un año, se desarrolló ayer en el Consejo de Obras Públicas de Casa de Gobierno, con la presencia del ministro del área Julio Bargero, el subsecretario Juan Carlos Guzmán y el director general, Daniel Ucciardello.
Bargero afirmó a la prensa que la obra es “distinta” a lo dispuesto por el proyecto anterior. “Será un techo parabólico, distinto al techo de cuatro aguas”, manifestó el funcionario, agregando que “esa es la gran diferencia que existe” con la propuesta original. “No se usa nada de lo que se estaba por construir la otra vez”, aclaró.
Además, explicó que el Ministerio de Obras Públicas dispuso la realización de “un estudio para verificar si el hormigón, los pilotes, y todo lo que está construido, se encuentra en condiciones de utilizarse para la construcción del nuevo estadio y hasta ahora los análisis dieron positivo”.
La construcción y colocación del techo es la primera etapa de una serie de obras que quedan pendientes para finalizar la obra. “Las otras etapas son la refacción interior del Megaestadio que podría ser la segunda parte y el acomodamiento de la parte del estacionamiento y demás”, agregó.

En 2020.

Para la segunda y tercera parte, se podrían realizar uno o dos contratos por licitación. En ambos casos, “la licitación está prevista más hacia fin de año”, dijo el ministro, señalando que “la obra definitiva no va a estar terminada para 2019, pero puede ser para el primer semestre de 2020”.
Sobre el presupuesto de la obra, Bargero explicó que “los 192 millones de pesos son a valores de los precios básicos que generalmente tienen uno o dos meses de desfasaje, y al medio ocurrió la devaluación, no sabemos la incidencia pero va a ser importante”.

-¿Qué impacto tiene la devaluación con las obras que se están llevando a cabo?

-Yo ya tengo algunos pedidos de empresas que están trabajando con nosotros para analizar la situación. Hasta ahora, no hubo índices que reflejen lo que está pasando, pero ya van a aparecer y en principio se van a hacer las redeterminaciones de precios que venimos haciendo, pero es de suponer que los índices de ahora van a ser más importantes a lo que se venía trabajando.

-¿Qué es lo que vienen pidiendo las empresas puntualmente?

-Ellas quieren asentarse porque tienen problemas de financiamiento, cotizaron con el dólar a un determinado valor y hay muchas cosas de la construcción que están íntimamente vinculadas con el dólar. Los índices en el corto plazo no reflejan exactamente la realidad, pero siempre hay discusiones de los contratos, esto pasó en otras oportunidades hasta que se normaliza. Podría paralizarse alguna obra si no nos ponemos de acuerdo.