Inicio La Pampa Vecina reclamó que la comuna controle limpieza de canales

Vecina reclamó que la comuna controle limpieza de canales

25 DE MAYO: MUJER USO LA "VOZ DEL PUEBLO"

En la mañana de ayer, durante la sesión ordinaria del Concejo, una vecina, Claudia Retamales, hizo uso de la «Voz del Pueblo» para hacer algunos planteos. Uno tiene que ver con un pedido de becas y el restante, una denuncia de que vecinos no cumplen con el mantenimiento de canales de riego en la zona conocida como «de chacras de hectárea y media». Aseguró que los funcionarios responsables del municipio no cumplen con los controles que deben ejercer.

Banca del vecino.
Antes del inicio de la sesión, se sentó ante los ediles y expuso sus inquietudes. La primera fue un reclamo para que les concedan becas a sus dos hijos, un varón y una mujer, a quienes, asegura, «se las negaron porque cambiaron de carrera». Argumentó que «en éstas épocas las necesitamos».
La segunda cuestión que presentó a los concejales tiene que ver con el mantenimiento de los canales de riego en la chacra de hectárea y media donde reside. «Hace seis años hubo una reunión de chacareros en el Polideportivo con el señor Porrino y Diego Rodríguez. Allí les planteamos la problemática y nos dijeron que en 15 días o un mes presentarían un proyecto, todavía esperamos», señaló.
La vecina explicó que la situación se da porque en ése sector no se cumple con las disposiciones del Ente Provincial del Río Colorado que obliga a los propietarios a hacer tareas de mantenimiento de canales. Retamales puntualizó sus quejas afirmando que hay canales que se han obstruido y hasta han desaparecido por modificaciones a la traza original o falta de limpieza, lo que hace que haya chacras a las que les llega mucho menos agua y en otros casos causan inundaciones hasta de calles.
«Yo soy chacarera, vivo acá hace 52 años, tengo frutales y quinta y no hay buena circulación de agua. Yo fui a la municipalidad a hablar con los funcionarios responsables de controlar este tema y me piden que haga una nota denunciando a los vecinos. Pero no es lo que corresponde, por qué tengo que salir yo a controlar si cada uno tiene su función», reclamó.
«La autoridad, incluso de multar, la tienen ellos que nos representan a nosotros. Así que les pido que se levanten de sus sillas y vayan a ver y controlar. Pero como en la municipalidad no dan soluciones vengo al Concejo para pedirles su colaboración y ver que pueden hacer», completó la vecina.
Ante esta exposición, el viceintendente y presidente del Concejo Deliberante, Luis Oga, le prometió que «lo vamos a consultar -con la comuna- para poder darle una respuesta, estaremos en contacto con usted».

Otros temas.
La sesión contó con varios puntos. Uno de ellos fue la nota enviada por el director municipal de Turismo, Claudio Ulman, esta vez en calidad de vecino. Acompañó el material que lo identifica como haber sido el autor de la letra y musicalización del tema «Canción de 25» que dio a luz durante los recientes festejos del 112 aniversario de la localidad.
En el marco de otro tema que preocupa, la pandemia por Covid-19, ingresó una nota de pobladores Barrio 25/5 y 108 Viviendas, quienes presentaron un «reclamo sobre reiteradas fiestas clandestinas realizadas en dicho sector urbano».

Subsidios.
El otorgamiento de subsidios para apoyar actividades de las entidades intermedias trajo un nuevo contrapunto entre el edil David Bravo y el oficialismo. En la reunión de Labor Parlamentaria, que se había realizado antes de la sesión, los concejales habían acordado la entrega de un subsidio de 20 mil pesos a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Mientras que otros dos pedidos, del Club Punto Unido y del Club 25 de Mayo, serían girados a la comisión de Hacienda.
Sin embargo, el ex intendente Bravo mocionó prioridad y tratamiento sobre tablas para la presentación de Punto Unido. «Está bien que no cumplieron con presentar la rendición del anterior, pero como viajan mañana a Córdoba habría que otorgárselo y que después rindan los dos juntos», abogó.
En este punto, tanto la edila Viviana Fernández como Padilla se mostraron inflexibles con el cumplimiento de la norma, que data de 2010, es decir en la época en que Bravo era jefe comunal. «El subsidio está otorgado, pero primero deben cumplir con la rendición del anterior. Lo mismo pasó con la Iglesia Adventista, que este año volvió a solicitar un aporte y debió esperar a que cumpliera con la debida rendición», concluyó Padilla.