Inicio La Pampa Vecinos de Castex hace 30 años que están esperando para escriturar

Vecinos de Castex hace 30 años que están esperando para escriturar

BARRIO EVITA

(Eduardo Castex) – Poco más de medio centenar de familias del Barrio Evita hace más de treinta años que no pueden escriturar sus viviendas «por la burocracia» y «cuestiones políticas» en Eduardo Castex. «Es una vergüenza que no podamos tener los papeles de nuestras casas, cuando sabemos que está disponible desde 2019 para podamos escriturar. No podemos hacer nada en las casas, porque hoy no son nuestras y hay un caso de ocupación que nos abrió los ojos», relataron los vecinos. (ver aparte)
Esta barriada se fue conformando en la década del 90 durante las administraciones del ex intendente fallecido Livio Curto, y se fueron instalando familias de bajos recursos económicos. La situación de los vecinos se complejizó con las inundaciones de 2001, porque afectó a varios inmuebles del barrio de emergencia ubicado en la zona sur de esta localidad.
El gobierno provincial realizó, durante la última administración de Rubén Marín, la reconstrucción de las casas, dejando totalmente habitables los inmuebles. Y seguidamente se llevaron adelante algunas obras complementarias para impedir los anegamientos e inundaciones de los terrenos.
Pero, había una situación de «conflicto de intereses» entre el Instituto Provincial Autárquico de Viviendas (IPAV) y la comuna, porque un organismo tenía la propiedad de los terrenos y el otro la posesión de las viviendas. El ex diputado provincial y funcionario municipal Oscar «Piquin» Rubiano, fallecido trágicamente en un accidente en cercanías de Santa Rosa, empezó a normalizar la situación legal. Y después continuó el funcionario Juan Carlos Peirone, que finalmente cumplimentó toda la documentación.
El IPAV en 2019 cedió toda la documentación y la comuna local pudo inscribir para su patrimonio los terrenos en el Registro de la Propiedad Inmueble. Incluso se realizaron los estudios sociales a las familias. Y se elevó un proyecto al Concejo Deliberante para algunas familias comiencen a escriturar, pero la ordenanza no se habría tratado inicialmente porque desde la bancada del ex Frepam pretendían asumir en la gestión para realizar nuevos estudios sociales; y los concejales que asumieron -en este período gubernamental- no tendrían conocimiento del proyecto de ordenanza, por lo cual no tuvo tratamiento legislativo. Y las familias continúan esperando.

Razones políticas.
«La realidad es que esas casas no se escrituraron por razones políticas, porque los concejales tenían toda la documentación. Pero, en ese momento el Frepam quiso postergar el tratamiento y ahora no se hizo nada. Se está postergando algo en forma inexplicable. Esa gente hace más de 30 años que viven en esas casas. En el municipio está toda la documentación para escriturar. Es algo que ya se tendría que haber hecho», aseguró un ex funcionario municipal que tiene pleno conocimiento de este tema.

«No podemos hacer nada».
Vecinos de la barriada se contactaron con esta corresponsalía para transmitir su enojo por estas demoradas que ya llevan más de tres décadas, donde se alternaron gobiernos radicales y peronistas en el sillón de la calle Padre Durando.
«Hoy no podemos acceder a un crédito Rucalhué o no podemos sacar un crédito hipotecario si queremos hacer una mejora o ampliación. No tenemos la propiedad de las casas. Y eso genera mucha incertidumbre y bronca», aseguró una mujer.
Otra vecina relató una situación familiar. «Mirá, tenía una familiar internada en General Pico y mi hijo se tenía que ir a trabajar al campo, y no viajé porque no podemos dejar la casa sola. Si alguien te la ocupa, no lo sacas más, porque hoy las casas no son nuestras y nunca sabés que
decisión va a tomar la Justicia», explicó.

Un caso emblemático.

Entre los vecinos del Barrio Evita de Eduardo Castex se comenta la situación del joven Angel Freites, quien -el año pasado- realizó acampes frente al municipio solicitando una solución habitacional. Y temen que puedan sufrir el mismo destino. ¿Por qué?, porque el padre de Freites tenía una casa en el barrio Evita, y falleció en un accidente automovilístico en la zona urbana de esta localidad. El hijo era menor de edad, y nadie en la familia se podía hacer cargo. Las autoridades municipales, a cargo de la alianza encabezada por el Frepam, gestionaron la internación en un Instituto de Menores en Santa Rosa. Cuando cumplió los 18 años, regresó a Eduardo Castex y ya no tenía más la casa de su padre.
«A los 15 años me encerraron en un Instituto de Menores y cuando salí a los 18 años me encontré con que la casa estaba ocupada y nunca más me la devolvieron. Me quedé en la calle. Estuve privado de la libertad y nunca más recuperé la casa porque no tenía los papeles. Ahora tengo los papeles y me dicen que no pueden sacar a la familia (NdR: son familiares suyos) porque tienen hijos», relató el joven a esta corresponsalía.
El muchacho tiene en su poder las actas de tenencia de una vivienda en el Barrio Evita que suscribió su padre ya fallecido, con funcionarios del IPAV en el año 1993; y también una documentación del año 2001 cuando se «reconstruyó» este barrio por los daños que ocasionaron las históricas inundaciones que afectaron esta localidad. Pero, la casa nunca más la recuperó.