Inicio La Pampa Vecinos marcharon pidiendo justicia

Vecinos marcharon pidiendo justicia

CATRILO: DOLOR POR EL ASESINATO DEL JOVEN ESTEBAN "MULITA" PERALTA

Familiares y vecinos se movilizaron pidiendo justicia por el adolescente asesinado el jueves en la localidad. Reclaman una condena ejemplar para los autores del hecho. Dialogaron con la Policía y solicitaron mayor seguridad en las calles y más control para prevenir la venta de droga.
Poco más de 200 personas, entre familiares, amigos y vecinos de Catriló se movilizaron pacíficamente ayer a la tarde por las calles del pueblo pidiendo «justicia» por Esteban «Mulita» Peralta de 16 años quien fue brutalmente asesinado en la madrugada del pasado jueves. También reclamaron «una condena ejemplar» para los autores del crimen. Los tres detenidos por este homicidio estarán presos hasta el juicio. La fiscal interviniente los acusó de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, delito que está penado con la prisión perpetua. Todavía hay dudas por el móvil del hecho.
La concentración de los vecinos, algunos de ellos llevaban pancartas, se realizó en la plazoleta «San Cayetano», ubicada en la esquina de avenida del Trabajador y calle Avellaneda. De allí marcharon cinco cuadras hacia la plaza céntrica Independencia.
Luego se dirigieron hasta la comisaría. En el lugar fueron escuchados por el comisario inspector Marcelo Calderón, jefe de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional I de Policía, y el subcomisario Marcelo Pérez Córdoba, jefe de la subcomisaría de Lonquimay y por estos días a cargo de la departamental Catriló. Los policías mantuvieron un diálogo con los familiares y vecinos, quienes les reclamaron mayor seguridad en las calles, más personal recorriendo el pueblo y puntualizaron la preocupación por la presencia de drogas en jóvenes y adolescentes. Hubo algunos que felicitaron al personal uniformado por la rapidez en resolver el caso, deteniendo a los sospechosos que luego la justicia los acusó del crimen.
También pidieron por la presencia de autoridades municipales y funcionarias del área de Acción Social. Ninguno estuvo presente en la marcha, solo concurrieron dos concejales: Juan Pablo Rodríguez y María Julieta Viceconte.
Luego la columna de manifestante siguió su marcha por la avenida Viale y hubo vecinos que pidieron la presencia del intendente Ricardo Delfino, quien en horas de la mañana se reunió con la madre de Esteban Peralta. Sin embargo no se llegaron hasta la casa del jefe comunal y se ubicaron frente al edificio municipal. Los presentes destacaron que en ningún momento hubo insultos.
Antes de la desconcentración Zulema Sosa, madre de la víctima, agradeció a los presentes en la marcha y les pidió que no la dejen sola en el reclamo de «justicia y prisión perpetua» para los acusados. Esteban Peralta era alumno del tercer año del colegio secundario «Médano Cortado» y el jueves apareció asesinado en inmediaciones del cementerio local. Recibió siete disparos de arma de fuego y 17 puñaladas. La noticia conmocionó a la comunidad catrilense y pampeana.

Preventiva para acusados.
La jueza de control santarroseña, María Florencia Maza, formalizó el viernes la Investigación Fiscal Preparatoria llevada a cabo por la fiscal Leticia Pordomingo por el homicidio de Esteban «Mulita» Peralta (17). La representante del Ministerio Público Fiscal imputó a Juan Bartolomé Munar (26), a su hermano; Francisco José Munar (30) y a Marcelo Leguizamón (40), únicos detenidos en la causa, por haberle infringido al menor múltiples heridas cortopunzantes y con arma de fuego, provocando en la víctima hemorragias severas afectando corazón y pulmones. La fiscal caratuló el hecho como homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, y por la participación de dos o más personas. El delito está penado con la prisión perpetua.
Pordomingo sostuvo en la audiencia que «hay elementos suficientes para probar la participación» de los acusados y brindó como detalle que, de la autopsia realizada por el médico forense, Juan Carlos Toulouse, se registraron al menos siete lesiones producidos por disparos de arma de fuego y cerca de 17 puñaladas. Además dijo que durante los allanamientos realizados en los domicilios de los sospechosos se hallaron cuchillos, una daga, un revólver Tala, con 5 bainas y un cartucho. Además de municiones calibre 32, prendas de vestir; elementos que contaban con manchas que parecerían ser sangre y un auto Volkswagen Gol, vehículo en el cual circulaban los tres detenidos y la víctima antes de ocurrido el aberrante hecho, que presentaba manchas en el exterior, del lado izquierdo, que también podrían ser de sangre.
La novedad sin dudas fue la declaración de Francisco José Munar, quien en calidad de imputado y previo a la formalización, se desligó de los hechos y declaró en contra de su hermano y de Leguizamón.
Aún hay dudas del móvil del crimen. Una vez conocidos los pormenores del homicidio, la fiscal pidió que se abran tres teléfonos celulares de los cuales podrían resultar posibles pruebas, como mensajes, fotos, videos y mensajes que sirvieran para la investigación. También solicitó a la jueza el permiso para que los profesionales del laboratorio de genética forense del MPF realizaran extracciones de sangre, hisopados, para los tres imputados, para realizare pericias de ADN para cotejar con lo que se ha recabado en los allanamientos.