Inicio La Pampa Veinte días de prisión al chef del "phishing" en cajeros

Veinte días de prisión al chef del «phishing» en cajeros

FORMALIZADO

El juez de Audiencia Carlos Chapalcaz dispuso que León Ismael María Genovesio, el joven acusado de tentativa estafa bajo la modalidad de «phishing», se quede en la cárcel durante 20 días, mientras la investigación judicial avanza. Además, ordenó la «apertura» de un teléfono celular que tenía en su poder, es decir, el acceso a la información que el dispositivo contiene, tanto de llamados como de chats por parte del imputado con el único fin de determinar si actuó solo o acompañado.
La audiencia de formalización se realizó ayer a las 11.45 en el Centro Judicial de Santa Rosa. Genovesio estuvo acompañado por un defensor oficial, Pablo De Biase, quien pidió su liberación. El detenido se desempeña como chef en un hotel de la ciudad. La Justicia está esperando informes para determinar si tiene antecedentes por hechos similares en otros lugares.

Arrepentido.
El joven aceptó la posibilidad de hablar y lo hizo sin extenderse demasiado. Aseguró que colocó el plástico en ese y otros cajeros pero dijo que, una vez que lo hizo, se arrepintió y se fue a la casa, es decir, según indicó, nunca volvió a buscar el dinero que podría haber retenido con el dispositivo que colocó. Luego afirmó que, al día siguiente, cuando la Policía llegó a su casa para allanarla, puso a disposición la llave de la vivienda y del auto, sin oponer resistencia alguna.
En frente de Genovesio y el abogado defensor se sentó el fiscal Máximo Paulucci, quien solicitó que le dieran 30 días de prisión preventiva para continuar con la investigación, sobre todo para dilucidar si otra persona estuvo involucrada en las tentativas de estafa. Chapalcaz consideró que con 20 días era suficiente. La pericia sobre el teléfono móvil también fue solicitada por el fiscal y convalidada por el juez.

Tres tentativas.
La fiscalía acusó al joven, de 24 años, por tres tentativas de estafa, puesto que tras la denuncia que radicó un usuario, la Brigada de Investigaciones determinó que había realizado maniobras idénticas en el cajero de la avenida España, en otro de la avenida Luro y también en uno de la ciudad de Toay. «Todavía no sabemos si alguien ingresó a sacar dinero, pero sí está filmado que puso el plástico», explicó Paulucci a LA ARENA.
En ninguno de los videos en los que fue visto el joven aparece una segunda persona, sin embargo, la duda de los investigadores radica en que siempre actuó en un automóvil y quieren saber si alguien lo acompañaba en ese vehículo.
Lo ocurrido en la madrugada del sábado fue filmado por cámaras de videovigilancia de los bancos y calles por donde se movió el sospechoso, que captaron su rostro y el modus operandi bajo el cual cometía los delitos. El muchacho fue aprehendido, en horas del mediodía sabatino, cuando la Policía allanó una vivienda de la calle Allan Kardec. En ese sitio se secuestró además un Volkswagen Voyage color rojo y elementos que serían usados en el ilícito.

Pishing.
El método «phishing» consiste en colocar un elemento plástico (los sujetaba con pegamento) sobre la ranura donde el cajero entrega los billetes, a los fines de obstruir la salida del dinero y hacer creer al usuario que, por algún una falla técnica o del sistema, el cajero no hizo la entrega. El delincuente siempre está observando desde afuera lo que ocurre dentro del cajero automático para actuar de forma inmediata: cuando el frustrado usuario se retira, el estafador retira el plástico y toma el dinero, que había salido pero estaba invisibilizado detrás el elemento.
Por la preocupación que generó el episodio entre los usuarios de los cajeros automáticos en la zona, la Policía y el Ministerio Público Fiscal, emitieron una serie de recomendaciones: antes de insertar la tarjeta y claves, es necesario verificar que no existan elementos extraños sobre el teclado y ranura; ante la presencia de alguna anormalidad, recomendaron no realizar la operación y, de ser así, solicitaron que se informe inmediatamente a la comisaría más cercana o llamar al 101.