Inicio La Pampa "Vemos un panorama gris oscuro"

«Vemos un panorama gris oscuro»

ALERTA EN EL CENTRO EMPLEADOS DE COMERCIO POR LAS FUENTES DE TRABAJO

Cualquiera que camine por la ciudad y observe los comercios que han cerrado sus puertas, puede elucubrar que la actividad económica es muy complicada, y que los comercios se sostienen con muchas restricciones. Carlos Nemesio, titular del Centro Empleados de Comercio, le dijo a LA ARENA de la preocupación por las fuentes laborales; aunque pretende ser optimista y espera «una paritaria urgente» que alivie la situación de los trabajadores del sector.
-Obviamente no es un buen momento este para el comercio.
-Claro, el empleador hoy está optando por una resolución más o menos rápida, y el que paga las consecuencias es el trabajador, con despidos y suspensiones. Y lamentablemente a veces estos despidos no son pagos porque se llega a arreglos inferiores a lo que se debe cobrar; y en algunos casos se termina con una demanda.
– ¿Y cómo está la situación en este período de vacaciones?
-Podemos observar que en las grandes superficies sobre todo, no han sido reemplazados quienes toman vacaciones, que era algo que se hacía habitualmente. Había personal extra que se ocupaba en este tiempo pero esta vez no se hizo; y en casi ningún caso tenemos personal reemplazando al estable que toma vacaciones.
-Y también disminuyen las ventas.
-Es cierto que en esta época las ventas disminuyen porque mucha gente se va de vacaciones; y después tenemos las consecuencias que vemos en las calles, donde vamos contando la cantidad de negocios que van cerrando, o donde van quedando solamente los propietarios. Hoy en general el comercio tiene en todos los negocios menos de cinco empleados.
-Los costos fijos son difíciles de afrontar.
-Hay rubros más complicados, y en los comercios donde se vende indumentaria vemos al propietario que comienza con mucho entusiasmo y al poquito tiempo debe cerrar las puertas.
-¿Cuántos afiliados tiene el CEC?
-Son 10 mil afiliados en total en La Pampa, 6 mil en Santa Rosa, desde aquí hasta el río Colorado; y General Pico tiene 4 mil en la zona norte.
-¿Se han producido despidos?
-Ahora en vacaciones parece que se hubiera frenado un poco, pero a final de año y los primeros días de enero hubo algún impacto con despidos que nos llamaron la atención.
-Por supuesto los sueldos no son importantes.
-La verdad es que con 35 mil pesos no vive nadie, si se tiene en cuenta por ejemplo que alquileres elementales están en 6 mil pesos y ahora ya llegan por lo menos a 8 mil. Y si encima en la calle no hay un peso… Todo se ha caído.
-¿Qué expectativas tiene?
-El ser humano por naturaleza es optimista, cada día nos levantamos pensando que va a ser mejor, y eso nos lleva a pensar que va a cambiar la cosa o va a venir algo distinto.
-¿Influye de alguna manera un año eleccionario?
-En el comercio no incide. En el sector se habla de economía, cuánto tenemos en la calle, cómo evolucionan las ventas, cuánto se gana y cuánto se deja de vender.
-¿Mantienen contacto con la Cámara de Comercio?
-Sí, hemos tenido conversaciones con la Cámara de Comercio… Nos expresan la preocupación por los (supermercados) chinos, pero ante eso a veces nuestras respuestas no son las mejores porque las actitudes que se asumieron en otros momentos no fueron buenas. Preocupa la entrada de grandes cadenas, pero ellos les permitieron la entrada.
-¿Los chinos toman personal?
-Mínimamente, dos o tres personas a lo sumo.
-Los demás son «parentes».
-Sí, me han escuchado decirlo: «parentes» nos contestan cuando les preguntamos. Los amenazamos con llevarlos a Migraciones para que se pongan en orden, pero tampoco le tienen mucho miedo a eso.
-¿Y cómo sigue?
-En este momento tenemos que nivelar, dejar pasar y ver cómo hacemos para repartir un poco la cosa. Pero lamentablemente repartimos poco para los que somos nativos, porque se ve cómo crecen algunos sectores y el resto de los trabajadores locales estamos siempre en la misma.
-¿Y sintetizando, cómo ve la situación?
-Lo que tenemos ahora es un panorama gris oscuro, y por eso esperamos que se entienda que necesitamos en forma urgente una paritaria, no en lo referido a las condiciones de trabajo, pero sí con remuneraciones de acuerdo a la inflación que estamos sufriendo.
-¿Tienen pensado algún porcentual para la paritaria?
-No tenemos expectativas en cuanto a porcentajes, pero no creemos que vayan a ser muy mano suelta. Estamos acostumbrados con este gobierno, con el otro, y con los anteriores que nos dicen paritarias libres y después te dicen un porcentaje máximo de tanto, del 20 o el 21 por ciento… pero lo cierto es que todos los aumentos vienen detrás de la inflación. La ley dice una cosa pero después los políticos desvirtúan todo… Hay que considerar que para el 31 de diciembre la inflación se determinó que fue del 46% y vemos que recién a fines de marzo vamos a cobrar el 45%, con lo que es fácil advertir que estamos atrás. Porque no sólo que nos deben la diferencia, sino que además ya se habla que en enero va a ser del 2.6%, así que siempre estamos perdiendo. Siempre atrás como el furgón de cola…