Vendedores, “contentos” con fallo

JUNTARON 500 FIRMAS DE APOYO

Los vendedores que tienen sus puestos fijos en el centro de la capital pampeana ya juntaron, en pocas horas, unas 500 firmas de vecinos y vecinas y celebraron ayer con satisfacción el fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería que aceptó un recurso que habilita que los trabajadores puedan seguir comercializando en la zona.
“Estamos contentos porque nos tocó una a nuestro favor, la Cámara aceptó una apelación y la municipalidad tiene que ser notificada para que nos devuelvan los permisos hasta que salga el amparo”, dijo Susana Formiglia, una de las trabajadoras que la comuna pretende desalojar, también por presión de la Cámara de Comercio.
Ahora, los vendedores esperan el pronunciamiento de la justicia local sobre el recurso de amparo presentado por ocho vendedores ambulantes que entienden que se les restringió la libertad de trabajo, por la ordenanza que prohíbe la venta en la vía pública, y que son discriminados en ese sentido.
“Seguramente ello sucederá el año que viene porque en diciembre empieza la feria judicial, o sea que calculamos que se definirá el amparo en marzo o abril”, aclaró Formiglia que trabaja en la esquina de Irigoyen y Gil.
Además, comentó que “ahora estamos juntando firmas para llevar a los concejales, y les pedimos que cambien la ordenanza para que diga que somos puestos fijos y el concepto de mercadería ‘varios'”, por lo que los puestos podrían continuar sin problemas, tras la reglamentación de la comuna.

Quinientas firmas.
Formiglia manifestó que “la ordenanza hoy favorece a los artesanos. La gente nos está apoyando con las firmas, quiere que nos quedemos. Llevamos ya 500 adhesiones levantadas en un día, queremos seguir trabajando tranquilos, sobre todo en esta situación difícil para mantener nuestras familias”.
Actualmente, la situación afecta en la capital pampeana a entre 17 y 18 trabajadores que tienen puestos en el microcentro. “Nosotros queremos trabajar dignamente”, destacó la mujer.
En rigor, el municipio había puesto el 31 de octubre pasado como límite para que los vendedores dejen sus puestos en el centro y se “reubiquen en un local o lugar que no puede ser el que comprende el estacionamiento medido”, según manifestaron fuentes de la comuna santarroseña. Por ahora, la justicia le dio la razón a los vendedores que resisten en sus lugares.