Inicio La Pampa "Venían a limpiar la grasa militante y traen ñoquis VIP"

«Venían a limpiar la grasa militante y traen ñoquis VIP»

SINDICATO DENUNCIO GRAVE SITUACION EN EL PAMI

José Cordeiro es secretario de Prensa del Sindicato Unico de Trabajadores y Empleados del PAMI y estuvo ayer en Santa Rosa para encabezar una asamblea en la que se detalló «la grave situación» que atraviesa esa oficina pública «luego de estos cuatro años terribles del gobierno nacional» de Cambiemos.
Cordeiro dialogó con LA ARENA en la oficina de atención al público que el PAMI tiene en la esquina de San Martín y Pellegrini y afirmó que la gestión de Mauricio Macri «llevó adelante un ajuste» que provocó una baja en el nivel de prestaciones y también en el personal de trabajo.
«El macrismo se está yendo luego de haber implementado un plan de retiros voluntarios que aceleró el proceso jubilatorio y redujo la planta de los trabajadores, son puestos que no se reemplazaron y esto por supuesto generó un achicamiento en todo sentido. Pero además, la contracara es que esta gestión generó un formidable sobredimensionamiento de la planta jerárquica: de seis secretarios generales se pasó a 25, hoy hay 120 subgerentes; está lleno de gente que no se sabe qué hace dentro del PAMI», aseveró Cordeiro.
Y añadió: «Resulta que vinieron a limpiar la grasa militante y trajeron ñoquis VIP. En algunas ciudades la situación del PAMI es dramática».
El dirigente gremial, que estuvo acompañado por Hernán Corredora (secretario gremial del Sutepa), argumentó con lo sucedido en el área de prensa. «Antes se manejaba con un subgerente, tres jefes de departamento y ocho empleados y hoy tiene dos gerentes, cuatro subgerente, ocho jefes de departamento y unos 80 empleados».
Cordeiro, además, dijo que desde 2015 «no se hizo nada masivo en benficio de los jubilados, salvo sostener alguna campaña de vacunación del ministerio de Salud y medidas aisladas, que alcanzan a 40 ó 50 personas, cuando en el país hay cinco millones de afiliados».

Santa Rosa.
Consultado sobre la delegación de la capital pampeana, Cordeiro reconoció que al tratarse de una ciudad chica, con poca cantidad de afiliados, funciona «de manera aceitada y sin grandes inconvenientes», pero en otras poblaciones «la única red es PAMI y el bolsón de alimentos que compran los Centros de Jubilados a través del subsidio de PAMI, vio reducir la cantidad de 17 a siete productos, lo que provoca una situación dramática».
El representante sindical señaló que la prestación preventiva de la obra social de los jubilados «se redujo notablemente», como sucede con convenios con clubes en el interior, el suledo de los talleristas que disminuyó frente al costo de vida y eso hace que un joven profesional, como un profesor de educación física que antes iniciaba sus primeras armas con los jubilados, opte por otro trabajo por una cuestión exclusiva de ingresos», dijo.