Inicio La Pampa Venta de autos usados cae 86%

Venta de autos usados cae 86%

LA PAMPA FUE UNA DE LAS PROVINCIAS MENOS AFECTADAS

La cuarentena también golpeó en abril con dureza la venta de autos usados, que cayó 86,3% con relación al mismo mes del 2019, informó la Cámara del Comercio Automotor. Si se toma el acumulado de los primeros cuatro meses, la baja asciende a un 27,65%. Para La Pampa, este indicador fue del -25,10%, siendo Tierra del Fuego (-41,84%) la provincia más afectada.
Durante abril se vendieron apenas 18.027 unidades, cuando en el mismo período del año anterior se habían comercializado 132.308 unidades. En los cuatro primeros meses se vendieron 391.100 unidades, un 27,65% menos que en igual período de 2019 (540.582). Se trata de la menor venta mensual a nivel país desde 1995, cuando se comenzó a elaborar este indicador.
Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor, explicó que el mercado de autos usados «no escapa a la parálisis económica que la pandemia produjo y está produciendo en el país». Y remarcó: «Los números hablan por sí solos: en abril se vendieron apenas 18.000 autos usados en todo el país. Es la cifra más baja desde que se tienen datos estadísticos del sector (1995) cuando se comercializaron en igual mes 40.000 vehículos».
Tierra del Fuego registró la mayor contracción del mercado -entre enero-abril del 2020-, teniendo una caída del 41,84%. La Rioja y Formosa, con el 36,19% y 34,15% respectivamente, ocupan por su parte el segundo y tercer puesto. En el lado opuesto de la lista, aunque con importantes bajas, se encuentran Santa Fe (24,30%) Misiones (22,71%) y Entre Ríos (22,03%). La Pampa por su parte tuvo retracción del 25,10%, más de dos puntos por debajo del promedio nacional (27,65%).

Apertura.
El dirigente celebró la decisión de habilitar los salones de venta de automóviles en algunas provincias donde «la circulación del virus es baja o nula», aunque destacó que «en estos casos con horarios de atención acotados, con turnos y protocolos de salubridad acordes a las circunstancias».
Sostuvo que «pese a estas pocas aperturas de locales, el mercado se sigue manteniendo con los ahorros propios y es imperiosa la apertura de nuestras empresas para poder hacer frente a todos los gastos que las mismas están ocasionando mes a mes».
Por otro lado, indicó que «para colaborar con la actual y difícil situación que se vive, sería importante, dentro de todas las variantes que se analizan, trabajar sobre la posibilidad de flexibilizar el uso del auto particular para aquellas personas que no lo pueden usar y se trasladan en transporte público».
Finalmente, señaló que «la reconstrucción del sector y de la industria automotriz llevará tiempo, mucho tiempo. Siempre hay una nueva oportunidad. Esperemos tenerla».