Inicio La Pampa Ventas minoristas suman 16 meses de caída: -13,4% en abril

Ventas minoristas suman 16 meses de caída: -13,4% en abril

LA CRISIS ECONOMICA SE SIGUE REFLEJANDO EN EL CONSUMO EN EL PAIS

Las ventas minoristas pyme volvieron a caer un 13,4 por ciento en abril frente a igual período del año pasado, con lo que acumularon 16 meses consecutivos en baja, según un informe elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Para la entidad, el desplome se explica por los aumentos en los alquileres y en los costos financieros.
Las ventas en abril se mantuvieron muy quietas, incluso las ofertas agresivas tuvieron poco atractivo: hubo muchos comercios liquidando mercadería al costo, con descuentos de hasta 60 por ciento que absorbieron completamente los empresarios frente a las urgencias de liquidez, precisó el organismo, pero los compradores no aparecieron.
Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 13,4 por ciento en abril frente a igual mes del año pasado, cumpliendo 16 meses consecutivos en baja. Para los primeros cuatro meses del año acumulan una descenso de 12,1 por ciento. Si se compara abril con el mes anterior, la retracción fue del 3,1.
En los locales físicos el descenso fue mayor: 15 por ciento, mientras que en la modalidad online no tuvo el empuje de otro meses y sólo creció 0,3 puntos, precisó el relevamiento. «Las tarjetas recargadas y la necesidad de bajar los niveles de endeudamiento de las familias repercutieron en la venta por internet particularmente, que es muy dependiente de ese medio de pago», explicaron desde la entidad.

Siete de cada diez.
Sobre la base de los comercios consultados, la CAME precisó que siete de cada diez locales tuvieron declives anuales en sus ventas y sólo uno de cada 10 se mantuvo el alza. Los más afectados buscaron zonas más económicas o locales más pequeños para mover sus negocios y achicar costos.
El organismo resaltó, además, que «dos factores de preocupación del comercio» fueron «los ajustes desmedidos en los alquileres y los costos financieros». Y agregó: «La mayoría de las pymes no se mostró optimista de que la situación vaya a mejorar en el corto plazo».
Ante este panorama, Víctor Palpacelli, Presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), reconoció que «las perspectivas para el resto del año son inestables, hay mucha incertidumbre en los consumidores. Hacen falta medidas directas como acceso al crédito accesible para los consumidores, beneficios fiscales a las pymes, y baja en los aportes patronales».

Rubros.
Las caídas anuales más profundas se registraron en «Calzado y marroquinería» (-22,2%), «Bazares y regalos» (-16,9%), «Joyerías, relojerías y bijouterie» (-16,7%) y «Electrodomésticos, Electrónicos, Computación, y Celulares» (-15,6%). «La contra cara de la disminución en este último rubro fue el incremento en la demanda de reparaciones», detalló la CAME, lo que revela que la compra de nuevos dispositivos, ante la crisis, no es una opción.
En «Indumentaria» se sintió una baja del 13,7% frente al mismo mes del año pasado, un achicamiento profundo que se extendió a la venta electrónica (-1,4%). El rubro se movió con muchas consultas y pocas operaciones y en los locales físicos hubo poca circulación de gente. «Y para sumar problemas, la venta ilegal fue muy intensa en todo abril, con productos ingresados de contrabando a precios imposibles de igualar por el comercio formal», acotó el informe de la entidad.
Por su parte, «Alimentos y Bebidas», las ventas en cantidades disminuyeron 8,6% anual y acumulan un declive de 6,2% en el primer cuatrimestre del año. «Lo que más se resintió fue el consumo de carne vacuna, lácteos y fiambre, especialmente por las subas de precios agudas con que llegaron esos productos al comercio», precisó CAME.