Inicio La Pampa Viajeros reclaman por pésimo estado de rutas

Viajeros reclaman por pésimo estado de rutas

POZOS EN LA 188 PROVOCARON ACCIDENTE

(Realicó) – Una familia que viajaba desde Buenos Aires a San Rafael (Mendoza) resultó ilesa en un siniestro vial. El auto en el que se conducían por la ruta nacional 188, en el tramo de Coronel Hilario Lagos y Realicó, sufrió el «reventón» de dos neumáticos por el pésimo estado de la cinta asfáltica.
Desde hace varios meses los viajeros se quejan por el mal estado de la ruta. El conductor del rodado accidentado relató a este diario: «Es lamentable, pésimo el estado de la ruta, además la banquina tienen más de un metro de yuyos, es imposible parar en ese matorral porque corrés el riesgo que se prenda fuego el auto». Remarcó «el daño material fue muy importante, además de la espera de la grúa y todo los contratiempos».
A este reclamo también se suman el de los conductores que viajan por la ruta nacional 35 en el tramo límite con La Pampa y el cruce de Del Campillo, Córdoba.
La ruta 188 desde que la empresa concesionaria abandonó el servicio está totalmente deteriorada. Profundos pozos se formaron sobre la carpeta que se convierten sobre todo los días de lluvias en verdaderas trampas para los viajeros. También los pobladores de Adolfo Van Praet y Lagos denunciaron que en varias ocasiones encontraron sobre la calzada compuestas de camiones, semirremolques y acoplados que cayeron de los rodados por los golpes.
También reclaman por la falta de señalización horizontal que ha desaparecido por la falta del asfalto.

Ruta 35.
Desde el límite de La Pampa hacia el norte, a 60 kilómetros la obra de repavimentación quedó inconclusas en 2018 durante la gestión del Gobierno de Mauricio Macri. Ambas calzadas quedaron rastrilladas y con un profundo desnivel que han provocado la caída de motociclistas que sufrieron lesiones graves y vuelcos a automovilistas. Además en algunos tramos presentan profundas ondulaciones provocada por el sobre peso de los camiones y con el agua de la lluvia se convierten en una verdadera pileta que provocan el despiste de los vehículos y vuelco.