Víctimas recorrieron centro clandestino de detención

Los jueces, fiscales, querellantes, defensores y víctimas del terrorismo de Estado que intervienen en el juicio de la causa Subzona 14 II realizaron ayer una inspección ocular en la Seccional Primera de Santa Rosa, el principal centro clandestino de detención de la última dictadura en La Pampa, y la Brigada de Investigaciones.
El procedimiento comenzó alrededor de las 9 de la mañana y se extendió durante dos horas. El primer lugar visitado fue la Seccional Primera, donde estuvieron Juan Carlos “Pinky” Pumilla y Raquel Barabaschi, quien destacó que “fue impactante” la recorrida “por los recuerdo que vienen a la memoria” sobre el lugar en el que fue torturada.
Además, la recorrida fue encabezada por los jueces Pablo Díaz Lacava y Marcos Aguerrido, junto a la secretaria del tribunal Alina Trento; los querellantes Miguel Villagra, Maximiliano Corroinca y Franco Catalani, y el abogado defensor Máximo Pérez Flores. También participaron miembros del Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos.
“En todo el juicio, personalmente, este es uno de los momentos más impactantes porque vienen a la memoria un montón de cosas en la recorridas, sobre todo en planta baja donde se escuchaban los gritos de las personas que eran torturadas”, dijo Barabaschi, con total entereza y tranquilidad.
Además, explicó que en edificio de la Primera “hay modificaciones” del lugar e “incluso una de las dos escaleras” por las que subían a los detenidos ilegales para torturarlos en la planta alta “ya no está físicamente, no existe más”. Solamente quedó la escalera por donde bajaban a los torturados.

Centro clandestino.
En ese sentido, según agregó la víctima, la sala de torturas se redujo a la mitad, modificando el lugar y una celda está prácticamente en las mismas condiciones. Luego, se inspeccionó el ingreso por la calle Padre Buodo, un lugar cerrado con candado, donde se observaron más calabozos.
En la planta alta de la Primera funcionaba la Unidad Regional I, donde un grupo de tareas interrogaba y torturaba a prisioneros y prisioneras, quienes se encontraban privados de su libertad en la seccional o en otros centros de detención, incluidas las cárceles federales 4 y 13.
La Cámara de Diputados provincial aprobó la incorporación del ex Centro Clandestino de Detención y Tortura, que funcionaba en la Comisaría Primera de Santa Rosa, al Registro Provincial de Patrimonio Cultural.
Durante este juicio, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de esta capital, que lleva adelante el debate, ya dispuso la realización de diversos operativos de inspección en la localidad de Jacinto Arauz y en Catriló, donde hubo pampeanos detenidos ilegalmente por la última dictadura cívico militar.
Sobre el avance del juicio de la Subzona 14 II, donde hay ex militares y ex policías acusados, la víctima declaró que “marcha bien” y lamentó la descompensación que sufrió en la última semana el juez José Mario Triputti, una situación que obligó a suspender las audiencias del martes y miércoles pasado.
“En julio vamos a tener la feria judicial, pero ya no son tantos los testigos que están quedando, entiendo que para septiembre estaremos con los alegatos”, agregó.

Hernández.
Los jueces del TOF y las partes recorrieron luego las instalaciones de la Brigada de Investigaciones, en Río Negro y Raúl B. Díaz, a donde se sumó Dardo Hernández que fue secuestrado el 19 de febrero de 1977 en General Pico por el grupo de tareas de la Subzona 14 y luego trasladado a esa dependencia de la Policía en Santa Rosa.
Después de la inspección, Hernández contó a LA ARENA que “esto me trae muchos recuerdos, por ejemplo el portón del costado de la Brigada no existía, estaba absolutamente todo abierto, supongo que era por el gran movimiento que había en aquella época”.
Además, señaló que después de 10 días en la Brigada, donde fue torturado en “la parte central” de la dependencia policial, lo retiraron “en un Torino que me llevó a la Unidad 4”. Luego fue trasladado a la Unidad 9 de La Plata y liberado en forma definitiva el 9 de julio de 1979.

Solidaridad por Télam
Raquel Barabaschi manifestó ayer su solidaridad con los empleados despedidos de la agencia Télam, entre ellos los pampeanos Mariano Rodríguez Vega y Julián Varela. Dijo que el juicio de la causa Subzona 14 II se celebra “en un contexto doloroso porque se están dando prácticas que no queríamos volver a ver en el país como la represión en el sur y los despidos masivos en Télam. Tendremos que redoblar los esfuerzos para ponerle límite a esta situación”.