Inicio La Pampa Una pampeana a cargo del consulado argentino en India

Una pampeana a cargo del consulado argentino en India

En la última semana, India reportó casi 650 mil casos de coronavirus. A punto de llegar a los 5 millones de casos totales, el país asiático ya desplazó a Brasil del segundo lugar del ranking de los países con más enfermos de coronavirus y en cuestión de semanas podría quitarle el primer lugar a Estados Unidos.
Allí reside desde hace un año y tres meses Victoria Molteni, santarroseña, de 28 años, quien cursó la primaria en la Escuela 143 y la educación media en el Colegio Domingo Savio. Hija de la actual decana de la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam, Beatriz Cossio, y de Eduardo «Cala» Molteni, se graduó en Ciencias Políticas en la ciudad de Buenos Aires y de allí pasó al Instituto del Servicio Exterior de la Nación, donde inició el periplo que la depositó del otro lado del mundo.
La joven diplomática dialogó ayer a la tarde con LA ARENA -la medianoche india- desde su casa en Nueva Delhi y brindó algunos detalles de la situación que atraviesa la quinta economía del mundo.

Cien mil por día.
«En el caso de la India había muchos artículos periodísticos que presagiaban que esto iba a pasar. Hoy estamos casi en 5 millones, 100 mil por día. Obvio que el sistema de salud está saturado, pero el sistema tiene deficiencias estructurales anteriores a la pandemia, que ahora quedaron más expuestas», afirmó.
El dato alentador en medio de la pelea desigual con el virus lo da la baja mortalidad que se registra entre los indios. «La tasa de recuperados es muy alta, una de las hipótesis es que la población es muy joven, porque el promedio de edad del país es de 27 años y el 50% de la población tiene menos de 25 años. Se cree que es por esto que el 98% de los pacientes se recuperan. Los casos graves son el 2%», explicó.

Pobreza e informalidad.
Los contagios son mucho mayores en las grandes ciudades como Mumbai (Bombay), de 14 millones de habitantes, o Nueva Delhi, de 26 millones, pero la situación es peor en las zonas rurales donde vive el 60% de la población de aquel país. «Mumbai está en situación crítica hace tiempo y en Delhi el nivel de contagios es muy alto pero tienen mejor servicio de salud. En las zonas rurales el contagio es más difícil, pero tienen menos acceso a los servicios básicos», explicó Molteni.
«Este es un país que tiene casi el 70% de la población que vive con menos de dos dólares diarios, una gran cantidad de población bajo la línea de pobreza y una economía informal del 80 por ciento. Ahí se explica por qué hubo una cuarentena muy estricta durante dos meses, entre marzo y mayo, pero luego se debió abrir porque el impacto económico fue muy fuerte. Entre marzo y mayo el PBI cayó un 24% así que tuvieron que flexibilizar porque la situación social se estaba volviendo demasiado compleja», aseguró.

Repatriación.
Victoria tuvo mucho trabajo en aquellos meses, cuando debieron encargarse de la situación de deriva en la que la pandemia dejó a casi 400 argentinos que estaban en India y los países aledaños por turismo o trabajo. «Esa situación duró hasta el mes de mayo, el día 20 se hizo un vuelo especial, organizado por Cancillería, que pasó por India y también por Tailandia. En ese vuelo pudieron irse 142 argentinos. Y a partir de ahí empezaron a haber vuelos a través de Europa, porque lo permitió India, entonces muchos pudieron conectar con Europa para regresar desde allí», recordó.
La joven pampeana reside en Nueva Delhi con su pareja, Carlos Múscari, quien también trabaja en el servicio diplomático, pero en el área cultural. «Estamos yendo todos los días a trabajar, pero con mucha reducción de personal. Los empleados locales de la Embajada están haciendo «home office» porque el nivel de contagios es muy alto», explicó.

Tareas consulares.
«Yo estoy a cargo de la parte consular, que tiene dos grandes aristas: una es la atención a los argentinos en el exterior, no solo los que están de turismo, sino los que viven acá, si es que surge alguna emergencia, si están en la cárcel hay que ir a visitarlos, si perdieron el pasaporte hacerles uno nuevo, registrar los nacimientos y cumplir la función de escribano público. La otra tarea que desarrollamos es la de otorgar los visados para los ciudadanos indios que quieren ir a Argentina», narró.
La Embajada Argentina en India trabaja también la relación política, económica y cultural. «El vínculo que más tratamos de desarrollar es el económico porque es la quinta economía del mundo y tienen mucho potencial de crecimiento. Van a empezar a necesitar alimentos y otro tipo de productos y ahí es donde Argentina puede insertarse para lograr un mejor intercambio económico que beneficie a ambas partes», explicó.

Un continente.
Previo a la pandemia, alrededor de 15 mil argentinos viajaban todos los años a India. «La verdad es que es un país muy distinto pero sumamente interesante de conocer. Con el tiempo, cuando uno empieza a entender y a saber cómo manejarse, porque los códigos culturales son muy distintos, deja de sentirse tan ajeno. Hay que tratar de no juzgar a India con los ojos occidentales. Es una sociedad donde la cuestión de las castas sigue siendo cotidiana, donde los matrimonios, en su mayoría, son arreglados, sumamente religiosa, con problemas con el tema del machismo, pero también es una sociedad muy abierta al extranjero, las personas son muy simpáticas y tienen una cultura sumamente rica. Más que un país es un continente, con 22 lenguas oficiales, y muy diferente entre el sur y el norte y entre el este y el oeste», explicó.